PREGONES  Y
 HEMEROTECA DE      MÁGUEZ

 

INICIO

SALUDO ALCALDE

PRESENTACIÓN

PREGONES

AGRADECIMIENTO

MÁGUEZ

PRENSA

LA SOCIEDAD

REFER. HISTÓRICAS

CARTELES

OCIO

FOTOS ANTIGUAS

DATOS INTERÉS

PERSONAJES

ENLACES

AUTORES

 

PREGÓN  DE  LAS  FIESTAS DE  “SANTA BARBARA  1975

POR 
 
D. MANUEL  ANTONIO  BERRIEL  PERDOMO


Texto Pregón  PDF

 

 

            Máguez  celebra  sus  fiestas.  Me  honra  ser  su  pregonero,  y  quedaría  satisfecho,  si  disculpando  mis  imprecisiones,  aceptáis  mis  palabras  como  humilde  contribución  a  los  actos  que  tendrán  lugar en  honor  de  su  patrona  “Santa  Bárbara”. 

            Más,  no  quisiera  limitar  este  Pregón  a  anunciar  lo  que  es  propio  del  programa  de  fiestas, que  se  ira  desglosando  en  los  días  venideros,  sino  a  hacer  una  somera  referencia  a  distintos  aspectos del  pueblo,  bajo  el  lema  “Máguez,  ayer  y  hoy”.   

            El  pueblo  de  Máguez,  con  sus  casas  muy  blancas  sobre  un  terreno  de  lo más  fértil  de Lanzarote,  enmarcado  entre  los  picos  de  Gayo  y  la  Atalaya,  los  Castillos,  la  Corona  y  los  Llanos,  ofrece  desde  cualquiera  de  ellos  una  panorámica  singular,  con  el  mar  en  el  horizonte,  a  través  de  la  abertura  del  Valle  por  el  Naciente,  con  la  silueta,  siempre  erguida,  de  las  palmeras  y  el  sol  cayendo  a  raudales  sobre  la  rica  Vega;  o  el  atardecer  de  un  día  otoñal  cuando  el  barrón,  como  le  llamamos  por  aquí,  cae  como  inmensa  cascada  desde  lo  alto  de  las  montañas,  a  cuyo  pie  se  asienta  este  pueblo,  puesto  bajo  la  advocación  de  “Santa  Bárbara”.      

            Pero  ¿Cuándo  y  cómo  surgió  el  culto  a  esta  santa  en  el  valle  de  Máguez?.  La  devoción  a  “Santa  Bárbara”  se  pierde  en  la  lejanía  de los  tiempos.  Comenzaba  el  año  1.733,  cuando  el  entonces  presbítero  Don  José  Luzardo  y  algunos  vecinos  de  este  pueblo  dirigen  una instancia  al  Sr.  Obispado  solicitando  licencia  para  erigir  una  Ermita  en  el  lugar  de  Máguez,  donde  dar  culto  a  la  santa.  Movió  esta  solicitud  el  hecho  de  que  algunas  familias  no  oyesen  misa  los  días  de  precepto,  por  no  poder  acudir  todos  a  la  otra  feligresía    o  Ermita  más  próxima.  Atendiendo  a  la  devoción  de  los  fieles;  la  utilidad  y  comodidad  que  ello  supondría,  se  concedió  la  licencia  y,  como  reza  en  el  texto  original,  los  vecinos  habían  de  obligarse  juntos  y  de  mancomún,  y  cada  uno  de  por  sí  a  la  manutención  y  decencia, adornándola  de  todo  lo  necesario  y  proveyéndola  de  los  ornamentos  para   poder  celebrar  la  santa  misa.   

            Los  terrenos  para  la  construcción  de   la  Ermita  son  donados  por  Francisca  de  los  Reyes,  esposa  de  Manuel  Méndez,  quien  teniendo  un  Cercado  de  cuatro  almudes  en  la  aldea  de  Máguez,  adquirido  de  su  primer  marido  Blas  de  Betancort  y  de  su  hija  Catalina  Betancort  Reyes,  hace  la  donación  al  presbítero  José  Luzardo  para  que  él  o  cualquiera  otra  persona  que  tuviese  a  su  cuidado  esta  obra  pueda  fabricar  la  Ermita  en  Honor  de  la  gloriosa  “Santa  Bárbara. 

            Fueron  numerosas  las  aportaciones  de  los  vecinos,  que  iban  desde  unos  terrenos  dejados  en  testamento,  al  fruto  de  una  higuera,  el  producto  de  la  venta  de  un  animal,  determinadas  medidas  de  trigo,  cebada  o  centeno.  De  todo  ello,  y  de  su  destino,  se  daba  cuenta  al  Vicario  en  esta  Isla  y  al  Visitador  General  del  Obispado.  La  Ermita  se  fue  realizando  poco  a  poco,  a  lo  largo  de  varios  años,  y  de  ello  da  prueba  la  relación  de  los  gastos  y  la  aplicación  de  las  limosnas  para  tal  fin.  En  1.764  se  incluye  en  la  dación  de  cuentas  los  gastos  de  albañilería,  la  madera  de  la  sobrepuerta  etc.  Con   anterioridad  a  1.782  aún  estaba  sin  techo.  En  1.792  se  ordenó  la  formación  de  un  inventario  de  todos  las  alhajas  y  ornamentos,  y  ya  entonces  se  hace  mención  de  la  talla  de  “Santa  Bárbara”,  con  todos  sus  atributos.  En  1.800  se  realizan  gastos  en  el  campanario;  entonces,  entre  otras  cosas,  se  compra  una  campana  para  dicho  campanario  y  una  campanilla  para  el  altar. 

            Trascurren  los  años,  el  pueblo  aumenta,  se  hace  insuficiente  la  Ermita y  esta  se  amplia,  mediante  la  aportación  económica  y  material  de  los  vecinos;  corre  por  entonces  el  año  1.957. Posteriormente las  paredes  empiezan   a  agrietarse,  peligra  el  edificio  y  se  piensa  en  una  nueva  Ermita.  Desde  todos  es  conocido  el  interés  con  que  fue acogida  de  nuevo  esta  obra,  en  una  constante  colaboración  del  pueblo  y  Entidades  públicas,  que  está  demás  relatar,  por  que  ello  es  historia  presente.

            Desde  sus  comienzos,  tanto  en  una  como  en  otra,  hay  una  obra  del  pueblo,  y  es  en  esa  colaboración  de  todo  el  vecindario,  donde  puede  verse  una  “constante”,  una  premisa,  que  se  refleja  a  lo  largo  de  su  historia. 

            - Al  mencionar  sus  Fiestas  Patronales  salta  el  recuerdo  de  sus  preparativos:  las  casas  se  pintan,  el  humo  de  los  hornos  se  eleva  al  cielo,  empujado  por  una  débil  brisa;  el  olor  a  pan  caliente,  a  ese  maravilloso  pan  casero,  y  la  carne  de  cochino  lo  invade  todo.  Es  posible  que  algo  del  sabor  tradicional  de  las  fiestas  de Máguez  haya  desaparecido,  pero  perdura  el  culto  a  “Santa  Bárbara”,  y  lo  más  singular  de  la  festividad:  la  familia  se  reúne  en  torno  al  hogar,  algunos  de  sus  miembros,  dispersos  por  otros  puntos  de nuestra  isla,  vuelven  a  encontrarse  en  tal  efeméride.  La  fiesta  es  un  recuerdo  al  pasado,  un  respeto  a  la   tradición,  un  medio  de  esparcimiento,  de  comunicación  social. 

            La  campana  de  la  Ermita  anuncia  las  fiestas;  las  calles  se  engalanan,  los  cohetes  suben  cortando  el  aire;  ya  las  mozas  visten  sus  trajes  nuevos;  corretean  los  pequeños,  todo  se  llena  de  alegría. 

El  pueblo  de  Máguez,  poco  a  poco, sin  apenas  percatarse  de  ello,  ha  ido  tomando  nueva  fisonomía,  más  moderna;  del  farol,  el  quinqué  o  la  vela  se  ha pasado  en  los  últimos  años  a  la  luz  eléctrica.  Por  otra  parte  sus  calles  comienzan  a  recibir  la  capa  de  asfalto  que  le  privará  del  polvo  de  antaño.  No  podemos  silenciar  la  labor  callada,  pero  grandiosa,  de  sus  moradores,  en  el  arreglo  de  sus  casas,  contribuyendo  así  de  forma  manifiesta,  al  embellecimiento  del  pueblo. 

- Ahí  está  ese  monumento  Artístico-religioso,  que  es  la  nueva  Ermita, una  joya  de  arquitectura  tradicional,  llena  de  sabor,  de  belleza,  en  la  que  todos  habéis  puesto  vuestra  colaboración,  vuestro  entusiasmo,  y  ello  ha  bastado  para  que  determinadas  entidades  públicas  volcasen  su  participación  en  tan  magna  obra,  como  premio  a  la  ilusión  y  espíritu  comunitario  de  sus  gentes.  El  pueblo  de  Máguez  puede  recrearse  en  ese  conjunto  Plaza-Ermita,  donde  se  perpetua  el  culto  a  su  santa  patrona,  donde  cada  vecino  tiene  su  parte  de  trofeo  ganado  en  una  batalla  diaria  por  seguir  una  devoción,  un  culto, una  tradición,  y  mantener  un  pueblo  alegre,  unido,  lleno  de  optimismo.  En  esta  ermita  se  conservará,  junto  al  legado  religioso  de  nuestros  antepasados,  la  obra  de  un  artista  lanzaroteño,  que  quedará  para  la  posterioridad.  Como  en  todo  momento  y  lugar,  la  Plaza  será  el  “Centro”  del  acontecer  histórico  del  pueblo  de  Máguez,  como  marcó  ya  un  hito  en  su  historia,  con  su  inauguración  hace  un  año. 

- Si  nos  detenemos  en  el  aspecto  social,   podemos  fijarnos  en  varios  puntos:  el  problema  económico,  la  emigración,  la  cultura,  etc. 

Es  de  todos  conocido,  que  al  igual  que  en  el  resto  de  la  isla,  y  hasta  hace  un  muy  poco,  la  economía  ha  dependido  exclusivamente  de  la  agricultura,  de  una  agricultura  pobre,  deficiente,  debido  principalmente  al  factor  climatológico,  a  parte  de  otros  factores  de  cultivos,  precio  o  mercado,  etc. 

Posteriormente,  en  la  década  de  los  años  sesenta  y  hasta  finales  del  pasado  año,  el  desarrollo  turístico,  con  toda  su  estela  de  consecuencias,  aportó  a  Máguez,  como  lo  hizo  con  las  demás  zonas  de  nuestra  isla,  nuevos  puestos  de trabajo,  que  mejoraron  sensiblemente  la  economía  de  sus  gentes.  Se  observa,  con  agrado,  la  construcción  de  nuevas  viviendas  y  el  arreglo  de  las  existentes.  El  turismo  venía  así  a  cumplir  su  papel  extraordinario  como  fenómeno  socio-económico. 

- Unido  a  todo  ello,  se  incrementan  los  medios  de  comunicación,  surgen  por  doquier  los  televisores,  el  teléfono,  que  permiten  poner  en  contacto  pueblos,  acercando  más  y  más  a  sus  habitantes;  mejorando  lo  primero  con  la  instalación  del  repetidor  de  Aganada. 

- En  contra  de  lo  que  se  ha  escrito,  el  nombre  de  Máguez  no ha  huido  del   campo,  no  ha  dejado  su  pueblo,  al  menos  en  número  tan  considerable  como  en  otros  lugares  de  nuestra  geografía  insular.  Y,  quienes  siguiendo  la  corriente  migratoria,  generalizada  por  todo  el  Archipiélago,  con  más  o  menos  intensidad,   

según  las  épocas   y  lugares,  han  marchado  al  continente  americano,  a  cualquier  otra  de  nuestras  islas  o  concretamente  dentro  del área  de  Lanzarote,  ha  respondido  a  unas  exigencias  de  trabajo,  de  adversas  condiciones  climatológicas;  pero,  en  todo  caso,  haciendo  uso  de  ese  derecho  que  tiene  toda  persona  de  buscar  un  medio  de  vida  más  seguro  y  económicamente  mejor  para  sí  y  su  familia.  A  la  vista  de  este  fenómeno,  no  puede  jamás  pensarse,  como  se  ha  dicho,  que  el  hombre  de  Máguez  huyese  de  su  pueblo,  de  esa  tierra   que  con  tesón,  con  ilusión  y  esperanza  ha  labrado  y  cuidado  año  tras  año.  Y,  es  precisamente,  en  este  pueblo  donde  quizás  se  haya  manifestado  más  la  ausencia,  casi  absoluta,  de  viviendas  desocupadas. 

- En  el  plano  Cultural  “El  Ayer  y  el  Hoy  de  Máguez”  dista  un  abismo.  Recuerdo  la  época  en  que  eran  contados  los  estudiantes  existentes  después  de  la  etapa  de  la  enseñanza  primaria.  Actualmente  podemos  afirmar,  sin  lugar  a  dudas,  que  este  pueblo  está  a  la  altura  de  cualquier  otro  de  su  misma  situación socio-económica.  Ha  contribuido  a  este  desarrollo  cultural,  dentro  de  la  evolución  natural  de  la  humanidad,  el  despertar  de  las  nuevas  generaciones  de  padres, con  una  mentalidad  más  propia  de  la  época,  la  evolución  económica  y  la  disposición  de  nuevos  y  mejores  medios  para  lograr  una  preparación  más  efectiva.  Podemos  citar,  a  manera  de  ejemplo,  la  proximidad,  relativa  podéis  pensar,  pero  en  definitiva  proximidad,  del  Colegio  Libre  Adoptado,  existente  en  nuestro  Municipio.  En  él  pusieron  sus  esperanzas  e  ilusiones  todas  aquellas  personas,  que  desde  un  principio,  cuando  sólo  era  una  idea,  un  proyecto,  hasta  su  realización  y  materialización  en  esa  obra  que  hoy  es,  han  trabajado  para  su  consecución. 

No  podría  terminar  estas  palabras,  sin  referirnos  de  alguna  manera  a  las  posibilidades  futuras.  Como  en  los  demás  pueblos  viene  condicionado:

A).- Por  el  desarrollo  de  la  isla  en  general,

B).-  Por  el  hacer  de  sus  propios   habitantes. 

En  los  momentos  actuales   no  puede  pensarse  en el  desarrollo  aislado de  un pueblo  o  de  un área  determinada.  Máguez,  como  una  pieza  más,  seguirá  la  evolución  que  experimente   la  maquina  insular,  al  estar  inmensa  en  su  propio  engranaje. Como  más  o menos  intensidad,  todo  cuanto  se  haga  en  cualquier  punto  de  la  isla  repercutirá  en el   resto  de  la  misma. 

Pero  es  indispensable  para que  un  pueblo   progrese  y  logre  cierta  estabilidad,  que  sus  miembros  gocen  de  puestos  de  trabajo  estables.  Podemos  pensar  que  todas  la  civilizaciones  se  han  asentado  históricamente, en  aquellos  lugares  donde  sus  condiciones les  permitían  desarrollar  su  trabajo  y  lograr  un  medio  de  vida.  En   nuestro  suelo,  la  agricultura,  condicionada  por  diversos  factores,  sólo  en  parte  podrá  ser  un  medio  aglutinante  de  núcleos  de  población.  Pero,  no  obstante,  podrá  mirarse  hacía  el  futuro  con  optimismo,  y  poder  disponer  alguna  vez  de  ese  elemento  esencial  y  tan  falto  de  él,  en  boca  y  pensamiento  de  todos,  que  afortunadamente  hoy  niega  toda  nuestra  isla. 

El  turismo  seguirá  proporcionando,  en  un  futuro,  no  muy  lejano,  valiosos  puestos  de  trabajo.  En  nuestro  Municipio  disponemos  de  importantes  zonas  de  reserva  turísticas,  que  podrán  ser  potenciadas  en  su  momento  adecuado,  con  resultados  satisfactorios. 

- Muy   pronto  Máguez  se  verá  beneficiado  por  una  obra  de  gran  envergadura;  me  refiero  al  abastecimiento  de  agua  potable  a  domicilio,  mediante  el  establecimiento  de  su  red  de  distribución,  y  la  de  recogida  de  aguas  residuales  y  su  adecuado  tratamiento.  Una  obra  apenas  soñada  hace  muy  poco,  de  la  que  derivarán  múltiples  beneficios  para  todo  el  pueblo. 

-El  futuro  del  pueblo  de  Máguez  podemos  verle,  asimismo,  en  las  nuevas  generaciones,  que  con  una  formación  cada  vez  mayor, más  completa  que  aquellas  otras  que  les  han  precedido,  contribuirán  al  progreso  de  un  pueblo,  que  camina  firme  y  seguro  en  su  proyección  histórica,  y  que  estos  días  de  Diciembre  se  reúne  para  honrar  a  su  patrona  y  celebrar  sus  fiestas  con  ilusión  y  alegría. 

A todos felices fiestas.                                      

 


 

 
 
InicioSaludo Alcalde | Presentación | Pregones | Agradecimientos  | Máguez | Carteles  |   Prensa  | Referencias Históricas | La Sociedad  |Ocio |  Fotos | Datos de interés | Personajes | Enlaces | Autores |

Web Realizada por Oscar Torres
Autores:  Oscar Torres  y  Jesús Perdomo