PREGONES  Y
 HEMEROTECA DE      MÁGUEZ

 

INICIO

SALUDO ALCALDE

PRESENTACIÓN

PREGONES

AGRADECIMIENTO

MÁGUEZ

PRENSA

LA SOCIEDAD

REFER. HISTÓRICAS

CARTELES

OCIO

FOTOS ANTIGUAS

DATOS INTERÉS

PERSONAJES

ENLACES

AUTORES

 

PREGÓN  DE  LAS  FIESTAS DE  “SANTA BARBARA  1996

POR 
 
D. TOMÁS HERNÁNDEZ NIZ


Texto Pregón  PDF

 

               Ilmo. Sr.  Alcalde. Dignísimas  autoridades.
Sr.  Presidente  y  directivos  de  esta  Sociedad   queridos  paisanos,  queridos  familiares,  Sras.  Y  Sres.

             Es  para  mí  un  honor  pregonar  las  fiestas  de Máguez.  Es  un  orgullo,  un  regocijo  y  una  prueba  anunciar  las  fiestas  de  mi  pueblo  que  yo,  un  soñador  nato,  ni  por  asomo  pude  imaginarme.  Yo  les  ruego  sean  benévolos  conmigo,  con  este  maguero,  escuchando  mis  palabras.  Es  lo  más   duro  y  orgulloso  que  he  hecho  en mi  vida  pero  hecho  con  el  alma.  Y  al  fin  sólo  es  un  grano  de  arena  que  arrastra  el  viento,  quiera  Dios  que  a  nuestras  playas.

                     Dice  la  copla:

"Santa  Bárbara  bendita
no  hace  sino  llorando
porque  no  se  acuerdan  d´ella
sino  cuando  está  tronando".           

            Hoy  toca  acordarnos  de  Santa  Bárbara  y  de  Máguez.  Por  fortuna,  cada  año,  no  importa  el  pregonero,  venimos  al  recuerdo  de  la  ilustre  patrona  y  de  nuestro  pueblo  sin  necesidad  de  que  truene,  al  recuerdo  de  aquella  virgen  y  mártir  romana  de  Nicomedia  del  siglo  III  que  cuenta  la  tradición  que  fue  muerta  a  los  doce  años  por  su  padre,  quien  a  su  vez  como  castigo  fue  fulminado  por  un  rayo.    

            En  nuestro  Valle  de  Máguez  fue  necesario  en  aquel  tiempo,  cuando  los  bisabuelos  se  fueron asentando,  protegerse  al  amparo  de  la  patrona  de  los  artilleros  y  de  los  mineros.  Sin  duda  fueron  sabios  nuestros  parientes  porque  eligieron  nada  menos  como  patronos  a  Santa  Bárbara,  guerrera  y  patrona  de  tormentas  y  a  San  Pedro  que  guarda  tesonero  contra  su  pecho  las  llaves  del  Cielo.

            Cuando  tronaba,  después  de  años  de  sequía  y  de  dejar  los  huesos  emigrando  quien  sabe  sin  retorno,  retumbando    en  nuestro  hermoso  valle  entre  sus  cuatro  soberbios  puntos  cardinales,  se  oía  al  clamor  de  nuestras  madres  y  abuelas:  “¡Santa  Bárbara  bendita,  que  es  esto!,  ¡Dios  del  Cielo  bendito,  pon tu mano!”. 

            Quién  no  se  acuerda,  si  era  nacido  al  final  de  los  años  50,  nada  tan  indeleble,  el  año  aquel  que  se  “cayeron  los  Helechos”;  Ente  la  niebla  se  oía  la  tormenta  y  el  ruido  espantoso  de  las  piedras  sin  saber  que  pasaba.  Cuando  todo  cesó  y  fue  clareando  pudimos  contemplar  no  sólo  los  caminos  de  tierra  abarrancados  sino decenas  de  finísimos  barrancos  rompiendo  la  laderas  de  Los  Helechos  y  como  lenguas  de  un  glacial  repentino  arrastraron  hasta  las  huertas  impecables  de  las  faldas  lo  que  hallaron  a  su  paso.

            Recuerdo  cómo  sonaban  los  truenos  y  empezábamos  a  saber  que  eran  poderosos  y  descargaban  lluvia  los  caballos  de  Dios  tronando  por  el  cielo.  Desde  entonces  rara  vez  han  tronado  tormentas  y  son  más  de  treinta  años  de  relativa  sequía  en  nuestras  tierra. ¿Habremos  abandonado  un  poquito  por  eso  a  Santa  Bárbara?

             Vigilantes, envolviendo  a  Máguez  estaban,  cual  regazo,  sus  montañas  desde  El  Pico  de  Gallo,  La  Quemada  y  Los  Helechos  hasta  la  Hermosa  Corona,  La  Montaña  de  los  Llanos  y  La  Atalaya.  ¡Ay,  la  Atalaya!  Todas  llevaban  dentro  de  sus  cráteres  y  picos  sus  misterios  para  conquistarlos  con  el  tiempo,  pero  La  Atalaya  desde  mi  casa  todavía  mantiene  sus  secretos  que  en  el  fondo  del  alma  quisiera  no  se  rompieran  nunca.  Observaba  siempre  aquellas  puertas  oscuras  de  las  canteras  bajo  el  cono  con  forma  de  sombrero  y  creía  era  verdad  que  en  su  interior  había  un  bóveda  gigante  donde  crecían  los  niños  como  plantas  tiernas  y  minúsculas  bajo  las  piedras  como  me  contaba  mi  madre…  Y  yo  me  imaginaba,  como  he  visto  más  tarde  en  el  Arte,  que  aquel  espacio  tenía  un  boquete  de  luz  en  su  cima  donde  en  un  trasunto  mágico  y  divino  entre  el  Cielo  y  la  Tierra  revoloteaban  los  niños  y  los  ángeles  y  de  allí  los  repartían  las  cigüeñas.  Todavía  imagino  en  los  atardeceres  multicolores  y  apacibles  a  esos  angelotes  volando  graciosos  y  afanados,  ajenos  al  tiempo,  sin  saber  su  misterio.

             De  donde  vendrá  el  nombre  de  Máguez  me  pregunto  siempre.  Hasta   ahora  quise  pensar  que  viene  de  “maguey”  como  llaman  los  mejicanos  sus  piteras.  Yo  no  quiero  aceptar  el  nombre  de  “Magua”  y  la  tristeza  que  significa  hoy.  Si  acaso  lo  aborigen  canario  de   “doncella  virtuosa”.  Seguiremos  buscando.  Estos  días  un  nombre  de  persona  hizo  “galusias”  en  mi  mente:  “MAGUED”. Anoté  con  cuidado  ese  nombre  y  he  preguntado  a  marroquíes  tantos  que  andan  por  el  Puerto  y  me  dijeron  que  en  el  mundo  árabe  significa:  “Eterno”.

             ¡Qué  hermoso  nombre!,  y  yo  sospecho  a  un  morisco  viejo  que  una  razzia  mora  o  una  incursión  canaria  por  Berbería,  cosas  muy  ciertas  en  los  siglos  XVI  y  XVII,  nos  lo  dejó  para  siempre  y  dio  nombre  a  nuestra  tierra.  Esta  tesis  se  refuerza  con  todas  las  referencias  históricas  a  los  moros  cristianos,  ¡ que  remedio!,  que  hicieron  hogar  en  Lanzarote  y  los  numerosos  topónimos  con  “T”  inicial  de  origen  árabe  como  Taoyo,  Temisas  o  Tefío. (Teseguite  fue  poblado  por  moriscos).

             Máguez:  eterno,  fundado  en  los  arrecifes (otra  palabra  árabe)  de  las  Montañetas,  dominando  La  Vega  y  el  agua  de  los  barranquillos  y  fuentes  de  los  Castillos  y  El  Valle.

             Máguez:  eterno,  entre  el  Tefío,  brujo  y  misterioso  hasta  el  nombre  y  las  Breñitas,  esas  tierras  que  fueron,  dice  el  diccionario,  “quebrada  y  llenas  de  maleza”,  quién  lo  diría… 

            Así  quedó  preparado  el  escenario  donde  en  pocos  siglos,  quizá  trescientos  años,  fundiéndose  la  Vida,  labrando  malezas  y  ordenando  huertas  creció  eternamente  Máguez.  Despensa  de  Lanzarote  y  de  más  lejos  como  tal  vez,  si  se  quiere  se  demuestre. 

             Y  se  levantó  la  ermita  de  la  Virgen  niña  entre  1729  y  1750.  el  Ingeniero  Torriani,  el  del  Puente  de  las  Bolas  y  El  Castillo,  en  1590  en  su  plano  no  constata  Máguez  y  me  extraña.  Sí  en  cambio,  HARÍA  el  único  lugar  de  Lanzarote  con  letras  mayúsculas.  Y  George  Glass,  que  tenía  su  barco  fondeado  en  el  RIO,  pasó  para  arriba  y  para  abajo  montando  un  burro  en  1764  para  ver  al  Gobernador  de  Lanzarote que  vivía  en  Haría,  muy  bien  según  parece,  y  no  menciona  tampoco  Máguez.  Si  la  inhospitalidad  de  la  gente  de  Haría,  que  seríamos  todos  supongo… 

            En  1904,  casi  el  otro  día  alboreando  el  siglo  cuando  mi  abuelo  Tomás  Niz  tenía  15  años  (1889-1978)  Máguez  tiene  sólo  481  habitantes:  unas  50  familias  grandes;  la  de  mi  abuelo  eran  once  y  así  por  el  estilo. 

            Se  produce  una  eclosión  entre  los  años  40-50,  donde  tantos  nacimos  después  de  aquella  guerra  que  tantos  barriera,  con  1151  personas  en  1955  y  ahora  casi  estamos  como  en  1904. 

            Máguez  yo  no  te  olvido,  no  te  olvidé  nunca.  Te  defendí  cuando  en  la  prensa  te  confundieron  en  el  78  con  otro  pueblo  del  sur  de  parecida  fonética  y  aproveché  para  hablar  de  ti  orgulloso  en  el  85  en  la  presentación  de  la  ponencia  histórica  sobre  la  Isleta  Grata  de  los  Arrecifes  que  un  día  tal  vez  será  tal  vez  será  esplendorosa.  He  defendido  tus  salinas,  tus  malpaises,  tus  frutales,  tus  vinos,…    He  hablado  de  tu  entorno  con  cualquier  pretexto.  Desde  la  lejanía  te  he  soñado  tan  cerca  y  está  aquí  nuestra  residencia  pensando  volver  siempre.  Y  he  puesto  un  título  y  te  debo  a  lo  que  empecé  hace  tiempo  a  escribirte;  “Máguez  en  el  corazón”. 

            Pero  el  tiempo  pasa  inexorable,  nuestra  pequeña  eternidad  es  como  una  rosa  con  pétalos  de  tiempo.  Una  nueva  generación  ha  nacido  para  contemplar  tantas  cosas  perdidas  y  a  ella  dedico  estas  palabras,  que  espero  no  resulten  huecas,  de  pasado,  presente  y  futuro.

            Desde  los  años  cincuenta  hemos  ido  perdiendo  la  gente  y  el  ambiente:  Se  van  perdiendo  los  campos,  se  han  perdido  los  comercios,  se  ha  perdido  la  vida  cotidiana….  No  sé  como  pero  es  un  reto  que  ganar  al   mañana.  No  lo  tenemos  fácil.

            ¿Qué  podemos  hacer  por  ti,  Máguez,  sin  destrozarte?  Qué  ideas,  qué  obras….,  que  te  construyan  y  te  den  más  vida….

Nuestros  campos  están  abandonados. Solamente  trozos  casi  por  gusto  se  mantienen.  Algunos  con  ilusión  renovada  arreglados  de  nuevo  y  plantado  frutales  para  que  la  llama  nunca  muera.  Nos  venció  el  turismo;  nos  ha  dado  pan  pero  nos  ha  dado  pan  pero  nos  quitó  la  sal  de  nuestras  salinas  perdidas  para  siempre,  se  ve  bien  que  no  supe  tanto  defenderlas  y  ahora  vienen  a  llamarlas,  a  buenas  horas.  Como  yo.  Los  Jardines  de  la  Sal.  Es  necesario  seguir  manteniendo  los  campos  limpios.  Al  menos  que  no  los  invada  la  maleza  de  nuevo.  Desde  Los  Llanos  a  Los  Pedacitos,  desde  Las  Quemadas  hasta  el  Pico  de  Gallo  vemos  los   ejemplos  invadidos  de  pasto,  de  ahulagas  y  de  “bobos”.  Nuestros  campos  son  los  más  abandonados  pero  en  el  fondo  yo  me  alegro  de  no  ver  a  nuestra  gente  jornalera  y  me  alegro  más  porque  se  acabó  una  esclavitud  y  cuando  te  encerraban  por  coger  un  higo  de  una  higuera  o  te  daban  una  paliza  por  decir  que  te  vieron. 

            Por  eso  yo  me  alegro.  Ahora  son  otros  tiempos  y  debe  ser  la  hora;  El  mosaico  ordenado  de  las  huertas  de  Máguez,  su  geometría  perfecta  se  está  desdibujando  en  pocos  años;  Hace  falta  voluntad  y  ayudas  que  puedan  conseguirse  para  conservar  aunque  sólo  sea  la  imagen  de  Lanzarote. 

            Yo  sé  que  es  bastante  pedir  saber  más  de  cómo  y  cuándo  se  plantan  papas,  millo,  judías  o  lechugas  que  del  último  de  la   Conchinchina  de  turno  cantando  al  son de  culturas  ajenas  a  todo  lo  nuestro.  Eso  no  debe  ser  incompatible,  pero  no  es  fácil,  quien  lo  sabe  lo  dice.  Yo  les  digo  sobre  todo  a  los  jóvenes  que  estemos  muy  alerta  y  que  no  es  tarde.  Tienes  más  Cultura  quien  sabe  de  todo  lo  que  pueda  atesorar  en  su  mente.  Tiene  más  fortaleza  y  salud  quien  combina  trabajo  y  esfuerzos  con  su  inteligencia.  Y  la  sabiduría  no  se  consigue  veloces  pegados  al  asfalto  sino  con  el  estudio  y  el  tesón;  escuchando  con  “sesera”  a  todos  y  hurgando  en  el  origen  de  las  cosas. 

            Debemos  fortalecernos.  Yo  no  se  si  la  fuerza  nos  la  dará  nuestra  patrona  Santa  Bárbara  guerrera  o  San  Pedro,  piedra  dura  y  eterna  que  como  Máguez  permanece. 

            Sin  duda  nos  la  dará  el  Conocimiento;  Quien  no  conoce  no  sabe  nada  y  no  se  ama  lo  que  no  se  conoce.

 Necesitamos  atrevernos,  necesitamos  ideas  nuevas,  cursos  y  actos  que  desde  el  municipio  puedan  hacerse  en  Máguez,  necesitamos  frente  a  esta  Sociedad-Casino  una  verdadera  Plaza  para  reunirse  al  aire  libre  con  árboles, palmeras  y  bancos.  Necesitamos  puntos  donde  el  visitante  pueda  pararse  un  rato  y  si  quiere  no  se  marche.  Necesitamos  proyectos  agrícolas  y  de  turismo  y  comercio.  Necesitamos  embellecer  nuestro  pueblo  desde  su  interior  a  sus  accesos.  Necesitamos  obras  de  futuro  que  dejar  en  herencia,  que  no  hemos  hecho  nada,  pero  hay  que  cuidar  la  Tierra. 

Necesitamos  apoyo,  sensatez  y  concordia  y  que  la  nubes  bajen  a  la  tierra,  no  tronando  para  invocar  a  Santa  Bárbara,  sino  como  estos  días  de  lluvia  serena.  Pero  si  ha  de  tronar  que  truene.

 Alégrate,  Máguez,  inmaculado  y  luminoso,  eterno,  eterno….,  con  sequías  o  tormentas,  que  aquí  está  Santa  Bárbara  y  aquí  están  tus  hijos  para  disfrutar  con  alegría  sana  y  diamantina  tus  hermosas  fiestas.  A  todos,  muchas  gracias.  ¡Que  comience  la  fiesta!                

                                                    Máguez,  3  de  diciembre  de  1996              

 


 
 
InicioSaludo Alcalde | Presentación | Pregones | Agradecimientos  | Máguez | Carteles  |   Prensa  | Referencias Históricas | La Sociedad  |Ocio |  Fotos | Datos de interés | Personajes | Enlaces | Autores |

Web Realizada por Oscar Torres
Autores:  Oscar Torres  y  Jesús Perdomo