PREGONES  Y
 HEMEROTECA DE      MÁGUEZ

 

INICIO

SALUDO ALCALDE

PRESENTACIÓN

PREGONES

AGRADECIMIENTO

MÁGUEZ

PRENSA

LA SOCIEDAD

REFER. HISTÓRICAS

CARTELES

OCIO

FOTOS ANTIGUAS

DATOS INTERÉS

PERSONAJES

ENLACES

AUTORES

 

PREGÓN  DE  LAS  FIESTAS DE  “SANTA BÁRBARA  1997

POR 
 
Dª Mª. DOLORES LUZARDO DE LEÓN


Texto Pregón  PDF

 

              Dignísimas  autoridades,  señoras  y  señores,  amigos  y  amigas. 

            Sean  mis  primeras  palabras  de  agradecimiento  a  los  responsables  de  la  Comisión   de  Fiestas  por  designarme  pregonera  de  las  fiestas  del  pueblo  de  Máguez  y  por  supuesto  mi  agradecimiento  a  todos  los  que  hasta  aquí   se  han  acercado  para  dar  conmigo  la  bienvenida  a  las  fiestas  de  la  Virgen  Santa  Bárbara.

              He  se  señalar  que  constituye  un  alto  honor  par  mi  este  cometido,  que  asumo  con  cariño,  sobre  todo,  por  la  estrecha  relación  que  tengo  con  este  pueblo  que  me  vio  nacer  y  del  que  guardo  gratos  y  entrañables  recuerdos  de  mi  niñez. 

            Recuerdos,  que  me  vinieron  a  la  mente  con  nitidez  y  vivez  al  tener  que  escribir  estas  líneas  y  que  son  reflejo  de  las  costumbres  de  entonces.  Aunque  a  finales  de  los  años  cincuenta  y  principio  de  los  sesenta,  ya  comenzaba  a  desarrollarse  el  turismo  en  nuestra  isla,  todavía  éste  no  afectaba  a  nuestro  municipio  y  eran  sólo,  las  fincas  cercanas  a  las  playas  de  Tías,  consideradas  de  poco  valor  agrícola,  en  aquellos  momentos,  las  que  se  convirtieron,  de  pronto,  en  un  fuente  de  riqueza  importante. 

            Fueron  años  tranquilos,  felices,  vividos  intensamente,  en  contacto  estrecho  con   la  naturaleza  y  en  medio  de  las  labores  agrícolas  y  ganaderas  cotidianas  y  numerosas  en  aquella  época. 

            Recuerdo  las  madrugadas,  de  camino  a  la  finca,  medio  dormidos  sobre  el  burro.  Los  chinitos  ayudábamos  en  las  tareas  del  campo.  Tapábamos  los  surcos,  acercábamos  los  plantones,  la  escardilla  o  el  agua,  pero,  sobre  todo,  cogíamos  papas,  llenando  primero  los  cestos,  luego  los  sacos,  que  como  estatuas  se  mantenían  erguidos  en  medio  del  campo,  hasta  que  al  atardecer  en  el  burro  o  en  el  camello  se  trasladaban  a  las  casas.  Todos  sabemos  que  nuestras  papas  siempre  han  sido  muy  apreciadas  por  su  sabor  y  por  su  textura  azucarada,  sobre  todo,  las  tempranas,  que  solían  y  suelen,  todavía,  acompañar  los  compuestos  de  cabrito  por  Navidad. 

            Vivíamos  con  verdadero  alborozo  la  hora  del  almuerzo.  En  la  misma  tierra,  entre  las  brazas  de  los  “carosos”,  se  asaban  las  papas  y  las  jareas,  se  amasaba  el  gofio  en  el  zurrón,  acompañando  el  queso  duro  y  de  postre  algún  higo  pasado  o  unas  pasas. 

            También  recuerdo  especialmente  cuando  en  la  Era  los  burros  y  camellos  tillaban  dando  vueltas  sobre  la  sementera.  Previamente  había  que  arrancarla  de  la  tierra,  cuando  estaba  “amoroso”,  muy  tempranito,  de  madrugada,  por  si  el  día  se  ponía  “bronco”.  Una  vez  separado  el  grano  de  la  paja,  ésta  se  amontonaba  en  pajeros  en  las  traseras  de  las  casas.  Cuantos  más  pajeros,  mayor  nivel  de  riqueza  tenía  la  familia. 

            Nuestros  juegos  tenían  por  marco  todo  el  pueblo,  en  sus  calles  de  tierra,  o  en  las  huertas,  entre  las  tuneras,  las higueras  y  las  aulagas.  Ya  estábamos  en  las  Casillas  o  en  Tahoyo.  El  Tefío  o  la  Cancela.  Libres,  sin  prisas,  sin  miedo  a  lo  desconocido.  Jugábamos  al  escondite,  a    las  casitas,  a  la  soga,  al  teje,  al  boliche,  al  trompo,  etc.  Salíamos  de  excursión  a  comer  moras,  a  la  fuente  del  Chafarí,  pasando  por  Tabayesco  y  Arrieta  para  darnos  un  baño  en  la  playa  de  la  Garita.  Según  nos  hacíamos  mayores  cambiamos  nuestros  juegos  por  la  elaboración  de  “rosetas”  para  ayudar  a  la  economía  familiar. 

Los  domingos  y  los  días  de  fiesta  por  la  mañana oíamos  la  Santa  Misa;  por  la  tarde  íbamos  a  la  plaza,  veíamos  la  película  que  en  esta  misma  Sociedad  proyectaba  Francisco  Rodríguez.  Algunos  domingos  se  celebraba  “La  Luchada”  a   la  que  todo  el  pueblo  acudía  con  alegría  y  afición,  sobre  todo  los  hombres.  El  pueblo  de  Máguez  ha  sido  muy  destacado  en  cuanto  al  deporte  de  la  Lucha  Canaria,  teniendo  el  honor  de  contar  con  luchadores  que  llegaron  a  estar  entre  los  más  importantes  de  todo  el  Archipiélago  Canario,  como  es  el  caso  de  Andrés  Luzardo  Barreto  y  que  fue  conocido  como  el  “Pollo  de  Máguez”    

             Se  construyeron,  las  que  por  aquel  entonces,  llamábamos  las  “escuela  nuevas”,  mejorándose  mucho  las  instalaciones  con  respecto  a  las  que  existían,  aunque  evidentemente,  continuaba  la  educación  sexista  con  la  separación  de  los  niños  y  niñas.  Recuerdo  especialmente  a  dos  maestras: Dña.  Evangelina  Clavijo  y  a  Dña.  Elena  Betancort,  que  no  solamente  se  limitaron  a  impartir  disciplinas,  sino  a  darnos  una  verdadera  educación,  profundizando  en  el  respeto  a  los  demás,  al  gusto  por  la  lectura  y  a  la  motivación  en  el  estudio.  Hoy,  son  compañeras  mías  de  profesión  y  siento  un  gran  cariño  y  respeto  por  ellas  y  guardo  un  buen  recuerdo  de  aquellos  años  de  escuela.

             Gracias  a  la  constancia,  la  dedicación  y  esfuerzo  que  realizaron  estas  maestras, muchas  de  las  niñas  de  aquella  época,  como  yo,  optamos  por  realizar  estudios  superiores.

 Los  meses  de  mayo,  el  mes  de  la  Virgen,  eran  especiales,  la  escuela  se  llenaba  de  colorido  y  olores  adornándola  con  toda  clase  de  flores,  que  llevábamos  de  nuestros  jardines,  como  azucenas,  rosas,  o  claveles.  Durante  todo  el  mes  participábamos  en  cantos  y  versos  en  honor  a  la  Virgen  durante  el  rezo  del  rosario.

Son  recuerdos  y  sensaciones  de  otro  tiempo,  que  quiero  destacar  hoy,  y  en  este  momento  de  fiesta  en  el  que  las  tradiciones  cobran  vida  para  todos,  también  para  los  más  jóvenes,  quizás  con  menos  vivencias  de  esta  historia,  pero  cuyo  papel  es  fundamental  para  que  Máguez  siga  siendo  un  lugar  en  el  que  conviven  de  manera  ejemplar,  la  tradición  y  las  nuevas  formas  que  han  llegado  de  la  mano  del  turismo. 

Con  un  enclave  privilegiado,  el  pueblo  de  Máguez  está  situado  al  norte  de  la  isla  de  Lanzarote,  al  pie  del  Volcán  de  la  Corona,  formando  parte  de  una  isla  que  tiene  uno  de  los  paisajes  más  singulares  del  planeta,  tierra  de  fuego  y  lava,  y  que  se  caracteriza  por  la  belleza  de  sus  contraste,  con  espacios  diversos  y  cambiantes,  en  la  que  la  negrura  de  sus  tierras  destaca  entre  la  blancura  de  sus  casas,  de  sus  playas  de  arenas  doradas  y  aguas  transparentes  y  cristalinas. 

Máguez,  se  encuentra  situado  en  el  sereno  y  recóndito  municipio  de  Haría,  que  está  marcado  por  sus  propias  características  geográficas  y  climatológicas,  gozando  de  las  máximas  alturas,  y  las  mayores  lluvias,  por  supuesto,  dentro  de  la  habitual  escasez,  de  ahí  que  el  municipio  se  revele  como  un  Oasis  reconocido  y  admirado  siempre  por  la  riqueza  y  fecundidad  de  sus  campos, concediendo  un  matiz  y  un  acento  particular  a  su  entorno  que  lo  diferencia  del  resto  de  la  isla. 

Desde  lo  alto  de  los  Cascajos,  dejando  atrás  al  pueblo  de  Haría,  parece  un  Portal  de  Belén,  con  el  caserío  de  Ye  al  fondo,  las  laderas  de  Pico  del  Gallo  por  el  este  y  al  Oeste  se  desciende  hacía  el  Malpaís  de  la  Corona,  en  el  que  junto  a  un  sin  fin  de  piedras  volcánicas,  crecen  los  bobos,  veroles  y  tabaibas,  además  de  las  laderas  trabajadas,  decoradas  y  embellecidas  por  la  abnegada  y  tenaz  labor  de  los  agricultores  que  han  sabido  extraer  de  la  aridez  de  la  tierra  las  jugosas  frutas,  las  ricas  y  sabrosas  uvas,  contemplándose  en  la  lejanía  el  mar  que  baña  Las  Escamas. 

Sus  gentes  son  confiadas,  honestas,  amables,  solidarias,  sencillas,  que  siempre  han  dado  una  cálida  y  honrada  acogida  al  forastero.  Muy  trabajadores,  tanto  que  los  hombres  no  sólo  se  conformaban  con  trabajar  en  el  campo,  sino  que  marchaban  al  puerto  de  Arrecife  durante  la  semana,  para  ocuparse  de  otras  tareas  y  ganar  unas  perras  dejando  los  trabajos  del  campo  para  el  fin  de  semana.  Pero  la  mujer  de  Máguez  sabía  afrontar  el  vacío  que  dejaba  el  hombre  y  muy  de  mañana  se  la  veía  salir  hacía  la  finca  con  los  aperos  de  labranza,  doblar  el  espinazo  sobre  la  tierra  para  cumplir  con  las  dura  faena  y  la  atardecer,  todavía,  había  que  hacer  el  queso,  atender  a  los  animales,  además,  del  cuidado  de  los  hijos  y  las  tareas  de  la  casa. 

Este  municipio  alberga  muchas  de  las  maravillas  naturales  que  pueden  contemplarse   en  la  isla  de  Lanzarote,  ofreciendo  a  nativos  y  visitantes  un  clima  de  serena  paz,  su  sol,  su  brisa,  su  hospitalidad,  su  misterio  y  encanto.    

             Misterio  y  encanto  a  raudales  que se  encuentran  en  La  Cueva  de  los  Verdes  y  Los  Jameos  del  Agua  que  son  tubos  volcánicos  de  los  más    espectaculares  del  mundo.

 En   la  Cueva  de  los  Verdes,  la  forma  y  el  colorido  vivo  que  ha  dejado  la  lava  en  sus  rocas,  la  convierte  en  un  inusitado  espectáculo,  realzado  por  la  luz.  En  muchas  ocasiones  esta  cueva  sirvió  de  refugio  de  la  población  en  los  ataques  de  los  piratas. 

En  los  Jameos  del  Agua  el  mar  penetra  y  forma  una  laguna  donde  viven  los  cangrejos  albinos  y  ciegos,  siendo  los  únicos  ejemplares  existentes  en  el  mundo.  Los  rayos  del  sol  penetran  por  la  abertura  de  la  bóveda  e  iluminan  sus  aguas.  La  escenografía  con  que  está  decorado  este  recinto  le  da  un  aire  todavía  más  alucinante.

 En  el  año  1963,  el  entonces  presidente  del  Cabildo  D.  José  Ramírez  Cerdá,  con  el  permiso  del  Ayuntamiento  de  Haría,  y  con  la  colaboración  de  nuestro  querido  y  recordado,  César Manrique  se  inició  las  obras  de  acondicionamiento  en  estos  dos  lugares,  convirtiéndose  en  dos  centros  turísticos  de  gran  interés  para  el  turista,  que  contemplará  las  maravillas  de  la  naturaleza,  invitándoles  a  soñar  y  a  sentirse  en  otro  mundo.           

            No  cabe  duda  que  estos  dos  centros  turísticos  son  muchos  del  trabajo  y  del  sudor  de  nuestra  gente  de  Máguez.  Tanto  de  los  que  en  los  momentos  de  acondicionamiento  trabajaron  de  peones,  tallando  las  piedras, entre  otras  tareas  como  de  los  que  ahora  están  trabajando,  dentro  del  ramo  de  la  Hostelería,  atendiendo  al  turista  con  esmero  y  dedicación.

             Hoy  prácticamente  toda  la  isla  vive  del turismo.  Hay  mucha  gente  que  decide  visitarnos  aprovechando  nuestra  tranquilidad,  nuestro  sol  y  nuestra  belleza  árida,  sorprendente  y  quizás  hasta  extravagante.  Conviven  sectores  dedicados  a  la  agricultura  y  al  turismo.  Debemos  volcarnos  en  mantener  esta  actividad  turística  y  acrecentarla  pero  sin  perder  nuestras  costumbres,  nuestra  gastronomía,  nuestras  fiestas,  nuestras  tradiciones  y  leyendas  que  debemos   trasmitir  a  las  futuras  generaciones;  sin  descuidar  nuestros  paisajes  naturales,  que  debemos  cuidar  y  mimar,  profundizando  en  el  amor  a  la  naturaleza  y  respeto  al  medio  ambiente,  como  lo  hicieron  nuestros  antepasados  y  como  nosotros  debemos  de  enseñarlo  a  nuestros  hijos.  Es  bueno  recibir  y  respetar  las  culturas  que  vienen  de  fuera,  pero,  debemos  mostrar  y  difundir  lo  nuestro  con  orgullo. 

            Muchos  de  los  que  hemos  nacido  en  este  pueblo,  nos  hemos  establecido  en  otros  pueblos  o  en  otras  islas,  pero  siempre  volvemos  a  este  rincón,  cambiado,  pero  más  bonito  si  cabe,  con  la  misma  tranquilidad  de  antaño,  con  el mismo  sosiego  y  donde  sus  gentes  siguen   con  la  misma  amabilidad  y  calurosa  acogida. 

            Se  celebran  las  Fiestas  de  Santa  Bárbara.  Era  ésta  una  Santa  de  enorme  fortaleza,  como  las  mujeres  de  Máguez.  Se  opuso  a  su  padre  cuando  intento  casarla  y  defendió  su  vocación  religiosa,  siendo  azotada  y  decapitada  por  el  mismo.  Díos  no  quiso  dejar  sin  castigo  a  tan  inhumano  y  cruel  padre  y  un  rayo  lo  mató,  invocándosele  desde  entonces  como  abogada  contra  los  rayos  y  los  truenos.

             Esta  fiesta  da  la  oportunidad  de  reunir  a  vecinos  y  visitantes,  en  un  marco  agradable  y  sosegado,  alrededor  de  la  ermita  y  de  la  plaza,  es  día  de  reencuentro,  de  confidencias,  de  alegría  y  con  alegría  espero  que  disfruten  de  ella.

             ¡Viva  la  Virgen  Santa  Bárbara  y  el  pueblo  de  Máguez!        

 


 
 
InicioSaludo Alcalde | Presentación | Pregones | Agradecimientos  | Máguez | Carteles  |   Prensa  | Referencias Históricas | La Sociedad  |Ocio |  Fotos | Datos de interés | Personajes | Enlaces | Autores |

Web Realizada por Oscar Torres
Autores:  Oscar Torres  y  Jesús Perdomo