PREGONES  Y
 HEMEROTECA DE      MÁGUEZ

 

INICIO

SALUDO ALCALDE

PRESENTACIÓN

PREGONES

AGRADECIMIENTO

MÁGUEZ

PRENSA

LA SOCIEDAD

REFER. HISTÓRICAS

CARTELES

OCIO

FOTOS ANTIGUAS

DATOS INTERÉS

PERSONAJES

ENLACES

AUTORES

 

PREGÓN  DE  LAS  FIESTAS DE  “SANTA BÁRBARA  1998

POR 
 
Dª Mª. CARMEN BETANCORT MESA


Texto Pregón  PDF

 

                Señor  Alcalde,  Junta  Directiva  de  esta  Sociedad,  Comisión  de  fiestas  y  de  cultura,  amigas  y  amigos. 

            ¡Buenas  noches  a  todos! 

            No  considero  necesario  presentarme,  saben  que  soy  una  hija  del  Pueblo.  Aquí  nací,  aquí  crecí.  Mucho  correteé  y  jugué  por  sus  calles,  aquí  tengo  mi  familia  y  mis  mejores  amigos.     

            Ante  todo,  quiero  dar  las  gracias  por  haberme  invitado  a  ser  la  pregonera  (imitación  a  pregonera)  de  estas  fiestas  de  Santa  Bárbara,  tan entrañables  para  todos  nosotros. 

            De  verdad, me  ha  costado  mucho  aceptar  esta  responsabilidad,  me  he  preguntado  ¿Podré  yo  estar  a  la  altura  de  lo  que  el  pueblo  y  su gente  se  merecen?.  Pero  de  lo  que  estoy  segura  es  de  lo  haré  con  mucho  cariño.

             No  vengo  a  decir  nada  nuevo  de  nuestra  historia.  Como  estudioso  de  ella,  tenemos  a  nuestro  amigo  Gregorio  Barreto,  que  poco  a poco,  en  sus  escritos  nos  va  documentando.

             Sólo  quiero  compartir  estos  momentos  de  vivencias  y  recuerdos  con  ustedes  y  valorar  lo  que  ha  sido  y  es  nuestro  pueblo  de  Máguez.

 Al  cual  saludo  jubilosamente: ¡Alégrate  Máguez!  ¡Ponte  tus  mejores  galas,  porque  ha  legado  la  fiesta  de  tu  patrona  Santa  Bárbara!.

 Nuestro  valle,  rodeado  de  esbeltas  montañas:  Montaña  de  los  Llanos,  Los  Helechos,  Gallo,  La  Atalaya,  con  su  inconfundible  corona  al  fondo,  de  color  gris  azulado  y  con  una  ventana  abierta,  a  un  mar  profundamente  azul… parece  que  en  estos  días  también  se  visten  de  fiesta.

 Las  montañas  se  ven  más  limpias,  luminosas  y  serenas.  Las  casas  más  blancas  que  nunca,  dando  una  sensación  de  paz… ¿  o  será  que  nuestra  alegría  festiva  nos   hace  verlo  así?. 

Como  dice  un  poeta  ¡Yo  subí  a  Gallo  y  no  puedo  olvidar,  que  hermoso  es  el  valle  en  que  anclado  estas!.

 Vivir  en  Máguez,  es  como  si  habitaras  en  una  inmensa  casa,  con  una  gran  familia,  compartiendo  con  todos:  en  la  calle,  en  la  tienda,  en  el  campo…  y  más  aun  en  sus  fiestas.

 Las  fiestas  son  los  momentos  y  los  instantes,  en  que  mejor  podemos  intimar  los  unos  con  los  otros.

 Por  eso  nuestros  antepasados;  los  eventos  más  cotidianos  de  la  vida,  sabían  transformarlos  en  fiestas.

 Por  ejemplo:  los  meses  de  Santa  Lucía  (en  diciembre)  en  alguna  casa  particular,  con  sus  puertas  abiertas  a  todos,  se  reunían  para  rezarle  a  la  Santa  y  luego  seguir  jugando  a  la  baraja,  o  algunos,  simplemente  charlando.

 También  los  “velorios”  eran  festivos;  cuando  nacía  un  niño,  muchas  noches, los  familiares  y  amigos,  acompañaban  a  la  madre  y  al  recién  nacido.

 Una  ocasión  además  para  encontrarse  las  parejas.  Se  tomaba  chocolate  con  bizcochos  dulces,  y  me  han  contado  que  hasta  jugaban  a  la  prendita,  ese  juego  que  todos  conocemos  y  aún  se  sigue  conservando.     

             Los  domingos  también  se  hacían  bailes  en  casas  particulares;  como  en  casa  de  señora  Catalina  Barreto,  en  el  Tefío,  y  creo  que  en  algunas  otras.  Aunque  las  fiestas  principales  eran  las  de  Santa  Bárbara.

             La  historia  de  Máguez,  siempre  ha  estado  unida  a  la  Santa,  desde  que  se  edificara  su  primera  ermita,  allá  por  el  año  1735.

             Ella  siempre  ha  sido  el  punto  de  nuestro  encuentro.

             Algunos  de  los  que  estamos  aquí,  recordamos  los  meses   de  Noviembre  (o  de  los  Santos),  en  que  el  señor  Juan  Betancort,  rezaba  el  rosario  (o  tercio)  para  terminar  las  vísperas  de  Santa  Bárbara.

             En  todos  estos  acontecimientos  hay  que  destacar  la  unión  del  pueblo. 

 Dos  grandes  virtudes  han  distinguido  siempre  a  su  gente:  El  Amor  al  trabajo   y  su  gran  unión,  que  han  demostrado  en  múltiples  ocasiones.  Como  en  el  amor  a  Santa  Bárbara;  cuentan,  que  allá  por  los  años  30  más  o  menos,  los  militares  querían  llevar  a  la  Santa  a  Arrecife,  para  celebrar  su  fiesta,  como  patrona  de  artillería,  pero  por  temor  a  que  no  volviera,  todos  a  una,  lo  impidieron. 

 También  para  las  fiestas  existían  los  proveedores,  era  una  asociación  de  hombres,  a  la  que  recuerdo  pertenecía  mi  padre,  como  casi  todos  los  hombres  del  pueblo  y  seguro  que  aún  viven  algunos.     

             Con  su  aportación,  sufragan  los  gastos  de  la  fiesta,  cuyos  actos  más  relevantes  eran:  la  función  y  seguido  la  procesión  por  las  calles  del  pueblo.

             Muchos  recordamos  a  Don  Juan  Arocha,  el  párroco,  acompañado  por  los  sacerdotes  de  la  isla,  cantando  la  tercia  anta  de  la  función.

             El  proveedor  mayor,  iba  delante  en  la  procesión,  con  el  estandarte,  era  el  señor  Eulogio,  cuentan  que  los  últimos  años,  como  era  tan  mayor,  le  ayudaba  algún  nieto  a  compartir  el  peso.

             Por  la  tarde,  la  gran  luchada,  que  se  celebraba  en  alguna  era  particular,  iba  muchísima  gente,  hay  que  destacar, que  desde  los  tiempos  más  remotos,  en  Máguez  había  una  gran  afición  a  este  deporte.  Tanto,  que  algunos  de  nuestros  mejores  luchadores,  han  paseado  el  nombre  del  pueblo  por  toda  la  geografía   isleña,  como  el  “Pollo  de  Máguez”  Andrés  Luzardo.

             ¿Verdad  que  desde  pequeños,  aprendimos  de  nuestros  mayores  a   decir  esta  exclamación?:  ¡Ay  Santa  Bárbara!  ¡Santa  Bárbara  bendita! y  que  en  los  momentos  de  alegría,  de  dolor,  de  incertidumbre,……  aún  seguimos  repitiendo  alguna  vez:  ¡Ay  Santa  Bárbara!.  A  mi  me  sale  con  mucha  frecuencia,  y  seguro  que  a  los  de  mi  edad  más  o  menos  también,  los  jóvenes  no  será  tanto.

             Permítame  que  les  cuente  una  anécdota  personal:  Estando  en  Fuerteventura,  un  día  cuando  fuimos  a  abrir  la  escuela,  para  entrar  en  clase,  se  atascó  la  cerradura  y  no  se  podía  abrir,  estaba  bastante  difícil.  En  ese  momento,  a  mi  me  salió  ¡Ay  Santa    Bárbara!,  con  la  suerte  que  se  abrió  la  puerta.  Nadie  hizo  comentario,  pero  pasados  unos  días,  volvió  de  nuevo  a  estropearse,  no  se  podía  abrir  y  dice  un  niño:  “diga  ¡Ay  Santa  Bárbara!”.  A  mi  me  hizo  mucha  gracia  y  por  eso  lo  cuento.         

            También  en  otros  momentos  muy  distintos  de  nuestra  historia,  el  pueblo  ha  demostrado  su  unión. 

            Una  a  destacar,  es  esta  sociedad  Casino  de  Máguez,  orgullo  de  nuestro  pueblo,  hoy  Centro  democrático. 

            En  los  años  30,  un  maestro  llamado  don  José  Forna  se  dio  cuenta que  hacía  falta  en  el  pueblo,  un  lugar  para  el  ocio  y  esparcimiento,  después  de  las  duras  jornadas  de  trabajo  en  el  campo.

 Todos  de  acuerdo  y  con  su  aportación  económica,  se  levantó  esta  gran  obra  que  han  continuado  hasta  hoy,  y  con  esta  unión  que  nos  caracteriza  y  acorde  con  los  tiempos,  se  ha  ido  renovando  y  mejorando,  por  lo  que  quiero  felicitar  a  su  Junta  Directiva  actual.

             Igualmente  en  el  trabajo,  se  ha destacado  la  unión  del  pueblo.

             ¿Cómo  no  recordar  aquellas  “pionadas”  de  familias,  vecinos,  amigos  que  se  ayudan  a   coger  papas,  escardar,  arrancar,  trillar……  También  el  trabajo  tenía  aire  festivo.

             Por  las  mañanas  temprano,  se  oían  los  mormullos  de  la  gente,  que  alegre  iban  para  el  campo  y  regresaban  al  atardecer.

             Al  mediodía,  se  hacían  las  hogueras,  para  asar  las  papas,  y  luego  todos  sentados  en  el  suelo  a  su  alrededor;  se  comían  con:  queso,  mojo,  pescado,  higos  pasados,  sin  olvidar  el  gofio  amasado,  y  algunas  veces  hasta   cerrajas,  si  estaban  verdes  y  tiernas.

             Cuando  veníamos  del  campo  se  contemplaba  el  pueblo,  entre  penumbras,  silencio,  sereno….  Elevándose  hacia  el  cielo,  el  humo  de  sus  chimeneas…  con  olor  a  leña….  A  fuego….  A  hogar…  a  las  tertulias  de  sobremesa  porque  no  había  tele.

             La  gente  de  Máguez,  trabajan  incansablemente  la  tierra  que  amaban…..  de  plantar  en  la  desesperante  espera  de  si  llueve….de  cosechar  sin  saber  si  se  vendía…Un  trabajo  muy  duro…Pero  dicen  que  la  calidad  de  la  persona,  es  el  fruto  de  su  esfuerzo  y  aquí  en  Máguez,  tenemos  el  ejemplo. 

            ¡Qué  de  las  muertes  de  cochino!  Eran  casi  un  ritual  en torno  al  sacrificio  del  animal.  También  se  reunían,  las  familias,  amigos,  vecinos….la   invitación  se  hacía  con  antelación  para  no  coincidir  y  poder  estar  todos.

             Los  hombres  se  encargan  de  arreglar  la  carne,  el  tocino,  los  huesos….

             Desde  lejos  se  percibía  el  olor  a  carne  asada,  a  media  mañana,  con  un  buen  vaso  de  vino  puro  recién  estrenado,  y  en  el  almuerzo,  el  caldo  “ajogao”  y  gofio  “revuelto”,  con  olor  a  hierbas  aromáticas,  recién  cortadas  de  la  huerta:  orégano,  tomillo,  mejorana,  hierbahuerto….

             Por  la  tarde  se  hacían  las  morcillas,  se  preparaba  el  adobo,  la  pasta  de   los  chorizos…  y  aún  quedaba  para  otro  día:  derretir  las  bañas,  para  sacar  la  manteca  y  los  chicharros,  que  se  comían  amasados  con  gofio  y  un  vaso  de  vino,  en  los  días  fríos.  Son  recuerdos  entrañables.  Yo  creo  que  los  de  aquella  época,  nos  hemos  quedado  impregnados  de  esos  sabores  y  olores  para  siempre.

             Así  trascurría  la  vida  de  nuestro  pueblo…

             Esperando  que  llegaran  las  fiestas  de  santa  Bárbara,  San  Pedro  y  San  Juan  y  Santa  Rosa  en  Haría. 

            Se  solía  estrenar  en  las  fiestas  de  verano,  que  era  cuando  se  recogía  el  fruto  de  la  cosecha.  

            Recuerdo  ir  con  mi  madre  a  Arrecife  (al  Puerto)  a  comprar  los  lujos  para  las  fiestas,  un  vestido,  unos  zapatos  y  a  veces  una  rebeca. 

            También  recuerdo  que  cuando  venía  de  la  fiesta  de  San  Juan,  siempre  bajaba  los  Cascajos  con  los  zapatos  en  la  mano,  porque  eran  nuevos  y  me  hacían  gallinas.

             La  aspiración  de  los  padres  de  entonces,  era  dejarles  a  sus  hijos  unas  tierritas,  para  que  pudieran  vivir  de  ellas,  y  así  seguir  la  tradición.

             El  que  los  hijos  estudiaran  y  pudieran  hacer  una  carrera,  ni  se  lo  planeaban,  tampoco  habían  medios  aunque  quisieran.

             Antes  de  los  años  40,  habían  muy  pocos  estudiantes  en  el  pueblo,  se  podían  contar  con  los  dedos  de  la  mano.

             Por  los  años  45  vinieron  dos  maestro  muy  buenos:  Doña  Chana  Rodríguez  y  Don  José  del  Castillo,  que  con  su  inquietud  por  la  formación  de  sus  alumnos,  hicieron  despertar  en  nuestros  padres,  la  preocupación  por  el  estudio.

             Los  maestros  nos  prepararon  y  un  grupo  de  niñas  y  niños  fuimos  a  examinarnos  a  Arrecife  de  ingreso.  Ellos  nos  acompañaron,  el  viaje  lo  hicimos,  en  el  camión  de  Juan  González.  Subió  por  la  Montaña,  porque  tenía  que  pasar  por  los  valles,  el  recorrido  parecía  eterno,  y  más  con   los  nervios  que  teníamos… ¿ Verdad  que  aún  lo  recordamos?...  El  Instituto  estaba  en  la  calle  Real,  en  las  cuatro  esquinas.  Aprobamos,  pero  luego  ¿Que?  Éramos  pequeños  para  estar  fuera  de  casa.  Ir  todos  los  días  a  Arrecife,  imposible.  Algunos  fueron  a  casa  de  sus  familias,  pero  total  que  sólo  dos  siguieron.

             En  el  año  1953,  llegó  Don  Enrique  Dorta  y  desde  el  primer  momento  se  preocupó  por  fomentar  el  amor  al  estudio  y  la  cultura,  en  todo  el  Municipio

             Luego,  con  Don  Domingo  Barreto  “El  Gran  Maestro  de  maestros.

Creo  la  inolvidable  e  histórica  “Academia  de  Haría”  a  la  que  muchos  le  debemos  nuestros  estudios  y  que  fue  la  base  del  instituto  actual. 

            Pero  Don  Enrique  no  sólo  se  preocupó  de  la  parte  intelectual,  sino  de  una  preocupación  cultural  y  humana  más  amplia.

             ¿Cómo  olvidar  aquellas  obras  de  teatro,  excursiones,  fútbol  con  los  niños  en  la  “Vega  Máguez”?

             ¡Qué  decir  de  aquella  inolvidable  y  apoteósica  cabalgata  de  Reyes!  En  la  que  participó  todo  el  pueblo.  Con  unos  reyes  de  peso,  majestuosos… Recordando  a  Pablo  Feo  que  ya  no  está  entre  nosotros. 

            Y  como  en  tiempos  anteriores,  de  nuevo,  también  se  empezó  a  reunir  el  pueblo,  en  torno  a  Santa  Bárbara  y  su  ermita.

             ¿Quién   no  recuerda  los  meses  de  Noviembre  con  los  responsos?  Y  los  de  Mayo,  con  los  cantos,  las  flores,  las  luces,  los  versos…

             y  como  los  hombres  hacemos  la  historia,  ya  todo  esto  es  historia,  quedando  para  el  recuerdo  y  disfrutar  con  ella,  porque  recordar  es  volver  a  vivir,  que  no  quiere  decir,  vivir  de  los  recuerdos.

             La  vida  ha  evolucionado  y  tenemos  que  seguir  el  ritmo  de  los  tiempos.

             El  pueblo  de  Máguez,  también  ha  evolucionado.

             El  trabajo  del  campo  no  es  lo  principal,  más  bien  un  entretenimiento.

             Los  padres  ya  no  necesitan  que  les  estimulen  para  que  sus  hijos  estudien,  están  convencidos  de  su  importancia,  como  lo  demuestran,  los  muchos  jóvenes  que  han  terminado  sus  carreras,  y  los  que  estudian  actualmente.

             Las  fiestas  tampoco  son  iguales,  ni  sus  festejos,  ya  no  se  canta  la  tercia,  ni  hay  proveedores.  Ahora  el  mayor  proveedor  económico  es  el  Ayuntamiento,  al  cual  se  lo  agradecemos  en  la  persona  del  señor  Alcalde.  Pero  en  lo  esencial  seguimos  igual  y  que  estos  valores  continúen  en  las  nuevas  generaciones.  El  amor  al  trabajo,  la  unión  y  nuestras  tradiciones.

             Actualmente  tenemos  a  esa  gran  persona,  José  María,  que  ha  seguido  conservando  la  tradición,  en  torno  a  Santa  Bárbara  y  rezo  del  rosario.           

             Felicitamos  también  a  ese  grupo  de  gente  joven,  que  preparan  los  teatros,  playback,  humor  …  en  los  actos  de  la   fiesta,  animándoles  a  que  sigan  transmitiendo  esta  inquietud  festiva. 

En  las  fiestas,  nos  sentimos  más  que  nunca,  miembros  de  la  misma  comunidad,  hagamos  felices  a  los  demás,  y  que  Santa  Bárbara  siga  velando  por  nosotros.  Nos  de  salud,  para  encontrarnos  de  nuevo  el  próximo  año  en  su  fiesta.  Envíe  agua  a  nuestros  campos  y  como  ya  se  aproxima  la  Navidad,  paz  y  prosperidad  para  todas  las  familias  del  Municipio. 

Quiero  terminar  con  unos  versos  sacados  de  una  poesía,  dedicada  al  pueblo  de  Máguez. 

            Máguez  de  gente  amiga
                        Máguez  de  gente  en  paz,
                        la  sonrisa  en  los  labios
                        y  en  el  alma  bondad.                  

                   ¡Oh  Máguez!  Que  hermoso  es  el  gesto  de  aquel  que  te  da 
                       su  mano  de  amigo  sincero  y  cordial.
                       Y  te  abre  sus  puertas  y  su  corazón
                       Y en  ti  aprende  Máguez,  lo  que  es  el  amor.

                   Máguez,  pueblo  de  mis  mayores
                       Y  mis  amores.
                       ¡Oh  Máguez!  De  mi  cariño
                       ¡Oh  Máguez!  Máguez  del  alma
                       en  ti  viví  desde  niño
                       como  la  flor  en  la  palma.

                         ¡Felices  Fiestas!  ¡Muchas  gracias!

                         Máguez  3-12-98

 


 
 
InicioSaludo Alcalde | Presentación | Pregones | Agradecimientos  | Máguez | Carteles  |   Prensa  | Referencias Históricas | La Sociedad  |Ocio |  Fotos | Datos de interés | Personajes | Enlaces | Autores |

Web Realizada por Oscar Torres
Autores:  Oscar Torres  y  Jesús Perdomo