PREGONES  Y
 HEMEROTECA DE      MÁGUEZ

 

INICIO

SALUDO ALCALDE

PRESENTACIÓN

PREGONES

AGRADECIMIENTO

MÁGUEZ

PRENSA

LA SOCIEDAD

REFER. HISTÓRICAS

CARTELES

OCIO

FOTOS ANTIGUAS

DATOS INTERÉS

PERSONAJES

ENLACES

AUTORES

 

PREGÓN  DE  LAS  FIESTAS DE  “SANTA BÁRBARA  2002"

POR 
 
D. FRANCISCO BETANCORT MARTÍN
 


Texto Pregón  PDF

 

         Cuando  Juan  Acuña,  por  teléfono,  me  pidió  que  hiciera  el  Pregón,  mi  respuesta  inmediata  fue  negativa,  porque  tenía  serias  dudas  sobre  mi  capacidad  para  hablar  sobre  el  PUEBLO  que  me  vio  nacer  hace,  dentro  de  unos  días  -el  día  de  Santa  Lucía-  57  años.  Pero  mi  amigo  Juan,  con  muchas  pachorras,  me  dijo:  “piénsatelo  con  calma”.  Los  compañeros  y  amigos  te  hemos  elegido. “Ya  me  darás  la  respuesta”.  Así  quedamos.  Estuve  cavilando,  sobre  el  tema,  toda  la  tarde  y  por  la  noche,  en  la  cama,  pensando  en  Máguez  brotaron  recuerdos,  de  mi  infancia  y  adolescencia,  como  si  fuera  ayer.  Me  desvelé  y,  sin  embargo,  sonreía  en  la  oscuridad.  La  decisión  estaba  tomada.        

          Al  día  siguiente,  por  la  mañana,  al  entrar  en  el  Aeropuerto  para  empezar  mi  jornada  laboral  ¡qué  casualidad!  Me  tropiezo  con  Juan  Acuña  que  venía  a  hablar  conmigo,  para  otro  asunto.  Naturalmente,  le  confirmé  la  aceptación,  que  suponía  un  desafío,  un  reto  para  mí  y  una  satisfacción  personal,  además  de  tener  la  oportunidad  de  reflexionar,  conjuntamente  con  todos  Uds.,  cómo  era  nuestro  pueblo  hace  50  años  y  cómo  es  ahora.

             Como  saben  nací  en  Máguez,  en  las  Casillas.  A  los  nueve  años  me  fui  a  vivir  al  Puerto,  como  se  decía  en  aquella  época,  y  regresaba,  principalmente,  los  veranos  una  vez  finalizado  el  curso  en  el  Instituto,  para  estar  con  mi  abuela  Gertrudis.  Mi  actividad  profesional  se  ha  desarrollado  en  la  enseñanza,  como  Maestro  Nacional,  en  Las  Palmas  y  sobre  todo  en  el  transporte  aéreo,  IBERIA  LAE  S.A.,  en  Arrecife,  que  me  ha  permitido  estar  en  contacto  con  las  personas  de  nuestro  pueblo.  En  el  mismo,  de  niño  me  llamaban  Pacuco  y  de  grande,  ahora  con  juventud  acumulada,  también  Pacuco;  del  cual  me  siento  orgulloso  que  me  sigan  llamando  como  cuando niño.  Así  parece  que  los  años  no  pasan  por  uno.  Recuerdo  que  un  día  llamaron  a  IBERIA  por  teléfono,  preguntando  por  Pacuco  y  una  compañera  cogió  en  mismo  y  le  informó  que  allí  no  trabajaba  ningún  Pacuco.  Me  comentó  la  llamada  y  le  dije  que  ese  era  yo.  Hubo  risas  y  fiestas  entre  los  compañeros.  A  partir  de  entonces,  cuando  alguien  llamaba  preguntando  por  Pacuco,  me  decían:  Bcort,  te  llaman  de  tu  pueblo.

             Al  transmitirle  mi  evocación  del  Máguez  pasado,  el  de  mi  infancia,  como  he  dicho,  aparecerán  una  serie  de  personas,  algunas  ya  fallecidas,  que  desempeñaron  una  función  social  en  nuestro  pueblo,  muchas  de  las  cuales  dejaron su  huella  en  nosotros.

             Las  características  más  claras,  en  aquella  época,  que  se  podía  ampliar  a  Lanzarote   en  general,  eran  la  sed  permanente,  por  cuya  razón  el  agua  era  uno  de  los  bienes  más  preciados,  por  el  bajo  nivel  de  lluvia. ¿no  recuerdan  cómo  limpiábamos  los  caminos  de  arena,  formando  talabardones  con  la  misma,  cada  ciertos  metros,  para  recoger  el  agua  que   caía  en  la   misma  y  dirigirla  a  nuestras  aljibes,  a  través  de  los  “desagües”,  donde  colocábamos  aulagas  secas  presionadas  que  nos  sirviera  de  filtro? Aprovechábamos  hasta  el  agua  de  los  sancochos…para  enjuagar.  El  agua  del  último  aclarado  de  la  ropa,  servía  para  la  puesta  de  remojo  y  el  primer  lavado  de  la  muy  sucia.  Lo  mismo  se  lavaba  la  cara  y  mojaba  el  pelo  encima  de  los  poyos  con  plantas  para  que  se  regara.  Ese  afán  de  ahorrar  el  agua,  quedó  marcado  en  la  mente  de  nuestra  generación  hasta  nuestros  días.

             Otra  característica  de  aquella  época,  era  la  escasez  de  medios  permanentes,  secuelas  de  una  post-guerra  nacional  y  mundial.  Dicen  que  el  hambre  despierta  al  lerdo  y  la  necesidad  agudiza  el  ingenio.  En  nosotros  se  dio  y  esa  carencia  de  recursos  se  manifestaba  en  nuestros  juegos  de  niños,  donde  la  imaginación  y  creatividad,  nos  permitía  a  los  chicos  transformar  unas  pencas  en  un  camión  y  a  las  chicas,  unos  “carozos”  en  muñecas.  A  los  jóvenes  que  nos  escuchan,  les  diré  que  no  estoy  hablando  de  ciencia-ficción.

             El  campo  azotado  por  la  sequía  obligaba  a  los  hombres  a  la  emigración,  principalmente,  a  Venezuela  o  familias  enteras  a  Las  Palmas,  a  la   zafra  del  tomate.  Con  el  tiempo  unos  volvieron  y  otros  se  quedaron  para  siempre.

             La  principal  fuente  de  riqueza  era  la  agricultura  y,  en  menor  escala,  la  ganadería.

             El  campesino  de  Máguez  lograba,  con  su  esfuerzo,  sacar  vida  a  la  árida  tierra  regándola  con  sus  lágrimas  ante  la  falta  de  lluvia.  El  fruto  que  sacaba  de  la  misma,  tenía  que  ser  de  excelente  calidad  como  premio  al  esfuerzo  y  sacrificio,  no  siempre  recompensado. 

            Con  la  agudeza  que  da  la  necesidad,  observó  y  comprobó  que  había  parajes  para  plantar  papas  tempranas;  otros,  papas  de  semilla.  Entre  éstas  últimas  estaba  el  paraje  de  Gallo,  con  unas  vistas  espléndidas,  que  siempre  me impresionó,  donde  destaca  el  Valle  de  Guinate,  los  riscos,  la  Graciosa…etc.  y  donde  durante  las  madrugadas  y  atardeceres  hacía  un  “pelete”  que hacía  decir  a  los  mayores  “cuando  me  hablen  de  Gallo…que  me  hablen  clarito”… 

              La    solidaridad  se  manifiesta  en  la  época  de  las trillas,  entre  otras,  poniéndose  de  acuerdo  unos  con  otros,  para  prestarse  los  burros  y  no  coincidir  todos  a  la  vez.  Asimismo,  se  ayudaban,  mutuamente,  formando  peonadas,  en  los  plantíos  o  recolecciones  de  las  cosechas. 

            Los  ganados  estaban  compuestos,  sobre  todo,  de  cabras  y  alguna  oveja.  Destacaban  el  de  Santiago  Barreto,  pastoreado  por  Jorge,  un  señor  alto  y  flaco  que  vivía  en  la  zona  de  la  Montañeta  y  el  de  Pablo  Torres,  pastoreado  por  él  mismo  o  por  sus  hijos  Domingo,   José  y,  sobre  todo,  por  Angelito,  persona  buena  y  sana  cuyo  nombre  dignificaba.  Iban  de  un  lado  a  otro.  Buscando  los  rastrojos. 

            La  alimentación  de  las  personas  era  sana  y  saludable.  ¡Qué  buenos  eran  los  sueros  hervidos  y  tomados  en  frío!.

             En  general,  todos  teníamos  “algo”  donde  caernos  muertos,  fruto  del  trabajo  de  sol  a  sol.  Se  cogían  tierras  de  medias  o  prestaban  sus  servicios,  como  jornaleros / as,  en  la  época  de  las  plantaciones  o   recolecciones.

             Las viviendas,  en  general,  disponían  de  cocina,  dormitorios, almacén  para  la  paja  y  guardar  las  papas  en  jable,  etc.  entre  otros  usos.  Asimismo,  la  paja  se  acumulaba  en  pajeros,  que  era  sinónimo  de  bienestar.  La  mayoría  de  las  mismas  no  disponían  de  cuarto  de  baño,  sí  de  algún  retrete.  La  mayoría  de  las  veces  las  necesidades  fisiológicas  las  hacíamos  en  las  gallanías  o  corrales  de  los  animales,  o  en  basinillas  cuyo  contenido  se  arrojaba  en  los  estercoleros  donde  se  acumulaba  el  estiércol  de  los  animales,  se  utilizábamos  como  principal  abono  de  las  tierras.

             Los  lugares  o  zonas  principales  de  Máguez  eran:  Las  Casillas,  lugar  que  mejor  conocí  y  donde  di  mis  primeros  pasos,  La  Cancela,  El  Tefío,  El  Cangrejo,  Tahoyo,  Los  Cascajos,  El  Callejón,  La  Plaza,  Las Breñitas.  La  Montañeta,  etc.  etc.  Mencionar  cualquiera  de  ellos,  evocan  recuerdos  inolvidables  de  nuestra  niñez,  impregnados  de  hechos  nostálgicos  que  nunca  volveremos  a  repetir. 

            Recuerdo  que  en  Las  Casillas,  frente  a  la  casa  de  mi  abuela,  había  unos  bancos  de  mampostería, donde  las  mujeres  de la  Graciosa,  con  sus  típicos  sombreros  y  coloridos  vestidos,  descansaban,  después  de  subir  el  risco  cargadas  de  pescado.  La  misma  operación  al  regreso,  ahora  cargadas  de  alimentos  comprados  con  el  producto  de  la   venta  del  pescado,  y  bajar  el  risco.  Tanto  a  la  ida  como  a  la  vuelta,  llevaban  las cestas  apoyadas  sobre  un  rolete  que  protegía  la  cabeza.   Siempre  iban  en  grupo.

             La  escuelas  públicas  que  habían  en  la  época  que  les  narro,  estaban situadas  en  la  “zona  de  abajo”,  próxima  al  Cangrejo.  Una  para  chicos  y  otra  para  las  chicas.  Impartían  las  clases  un  Maestro  y  una  Maestra,  respectivamente.  Las  edades,  tanto  en  unos  como  en  otros,  estaban  comprendidas  entre  los  sietes  y  los  catorce  años.  Las  clases  se  impartían  en  horario  de  mañana  y  tarde.                                     

             Mi  primer  Maestro,  de  la  escuela  pública,  se llamaba  D.  Cristóbal.  Durante  su  época  comenzamos  a recibir  la  leche  en  polvo  de  la  ayuda americana  como  refuerzo  alimenticio.  También,  teóricamente,  nos  debían  dar  queso  amarillo  o  de  bola, pero  nunca lo  vi.  La  leche  en  polvo,  se  diluía  en  agua  fría,  en una  caldera  grande.  La  tomábamos  por  la  tarde,  en  un  jarro  que  llevábamos  de  nuestra  casa.  Poco  tiempo  después  le  sustituyó  D. Alejandro  Olbés,  de  quien  guardo  un  grato  recuerdo.  Implantó  una  libreta  oficial,  donde  un  alumno,  cada  día,  reflejaba  y hacía  las  tareas  que  mandaba  realizar.  Calificaba  las  mismas.  Recuerdo  la  limpieza  y  caligrafía  de  Eugenio  Rodríguez,  la  destreza  y  habilidad  de  Pablo  Curbelo  y  la  curiosidad  que  despertaba  en  mí,  escribiendo  con  la  “cañuta”  César  Feo,  que  escribía  como  los  médicos.

             Dña  Rafaela,  la  suegra  de  D.  Alejandro,  realizó  una  innovación  con la  leche: la  hervía.  Comenzamos  a  llevar  gofio  dentro  del  jarro  y  lo  revolvíamos  con  la   misma.  Para  que  digan  que  las suegras.…son  malas… 

            D.  Alejandro,  amante  de  la  naturaleza,  quería  inculcarnos  el  amor  a  la  misma.  Eran  muy  celebradas  sus  excursiones.  De  una,  nunca  me  olvidaré.  La  realizamos  a  Bajo  Risco,  por  el  “camino  Viejo”.  Nos  bañamos  en  la playa.  Recuerdo  que  un  trozo  de  alquitrán  o  “piche”  que  flotaba  en  la  superficie  del  agua,  se  adhirió  a  mi  espalda,  próxima  a  los  límites  del  culo…parecía  un  vulgar  tatuaje.  Durante  el  regreso,  al  atardecer,  D.  Alejandro  se  perdió  con  la  mayoría  de  los  alumnos.  Unos  cuantos,  en  vez  de  seguirle,  entre  ellos  yo,  seguimos  a  Tomás  “Pitirra”,  que  en  las  Casillas  era  un  “líder”,  que  conocía  aquellos  parajes  como  la  palma  de  la  mano.  Se  hizo  de  noche  y,  naturalmente, nuestro  grupo  llegó.  Los  padres,  alarmados,   con  mechones,  se  aproximaban  al  Risco,  para  alumbrar  el  camino.  Parecía  una  procesión  nocturna.  No  hubo  incidente  alguno.  Cuando  recuerdo  a  Tomás  “Pitirra”  que,  posteriormente,  moriría  en  Venezuela,  surge  en  mis  labios  una  sonrisa  al  recordar  que,  junto  a  Luque  Viñoly,  Toño  Hdez.  y  yo, escalamos  la  montaña  de  La  Corona,  a  través  de  la  Era  que  acababan  de  construir  como  recogida  de  agua  para  el  Aljibe  de  la  Corona.  Durante  la  travesía  de  la  escalada,  fumé  mi  primer  cigarrillo.  La  marca  era  del  46.  el  tabaco  era  dulce,  creo  que  en  vez  de  fumarlo,  lo  masticaba. 

            De  D.  Alejandro  recuerdo,  ya  en  Arrecife,  sus  escritos  críticos,  que  publicaban  en  el  semanario  “Antena”  con  el  pseudónimo  de  “Alito”.  Al recordarlos  se  asocia,  en  mi  mente,  el  refrán  que  decía   “Pelear  con  Alcaldes  o  curas,  es  una  locura”.         

             Otros  Maestros  que  tuve  en Máguez,  fueron  Dña.  Luisa  Barreto,  Luisita,  en  la  zona  de  la  Montañeta,  antes  de  entrar  en  la  escuela  pública.  Las  clases  eran  mixtas.  Llevábamos  nuestra  silla  de  casa.  Y  D.  Domingo  Barreto,  que  me  decía  cuando  cometía  alguna  “fechoría”,  ¡”Pacuco,  que  te  afeito  sin  navaja”!...

             De  todos  mis  Maestros  aprendí  algo  y  guardo  un  grato  recuerdo  de  los  mismos,  a  pesar  de  algún  “coscorrón”  recibido.

            De  la  enseñanza  religiosa,  al  margen  del  Maestro,  se  ocupaba  D.  Enrique  Dorta,  sacerdote  de  nuestra  parroquia,  cuyos  esfuerzos  por  la  cultura  son  sobradamente  conocidos  por  todos.  Su  Academia,  en  Haría,  sería  el  germen  del  Instituto  de  Enseñanza  Media.  No  asistí  a  la  misma  porque  ya  estaba  en  Arrecife.  Despertó  la  conciencia  de  los  padres para  que  estudiasen  sus  hijos,  que  era  el  mejor  legado  que  podían  dejarles…ayudó  a  los  menos  pudientes.  En  aquellos  tiempos,  los padres  deseaban  que  sus  hijos  aprendiesen  las  cuatro  reglas  y  les  ayudasen  en  las  faenas  del  campo.  Su  afán,  despreciable,  era  legarles  las  fincas.

             Recuerdo  mi  “Primera  Comunión”,  junto  con  otros  compañeros / as,  en  la  Ermita  de  Máguez,  la  primitiva,  blanca,  pequeña  y  coqueta,  donde  una  vez  celebrada  la  ceremonia,  nos invitaron  con  chocolate  y  galletas  de  “pata  camello”,  todo  ello  coordinado  por  Tomasa  Rivera,  nuestra  catequista.

             En  los  juegos  infantiles  o   juveniles  era  donde  más  se  manifestaba  la  agudeza  o  el  ingenio,  debido  a  la  escasez  de  medios.  Con  unas  medias  viejas,  gruesas  y  trapos  desechables,  hacíamos  una  pelota.  Con  pencas,   un camión  y  con  un  trozo  de  madera  seca  y  una  tacha,  un  trompo.  Hacer  una  cometa  llevaba  un  proceso  digno  de  mención:  de  las  piteras,  previamente  tratada  en  las  cenizas  de  los  teniques,  donde  se  tostaba  el  millo,  en  el  tiesto,  extraíamos  las  hebras  que  poníamos  a  secar  y  con  las  mismas  hacíamos  el  hilo.  Con  un  pírgano  o  caña  seca,  las  aspas.  La  cola  la  formábamos  amarrando  trozos  de  trapos  viejos. El  papel,  de  los  sacos  de  cemento  o  de colores.  Con  harina  disuelta  en  agua,  el  pegamento.  El  resultado  final  era  una  cometa,  volando  de  forma  majestuosa,  impulsada  por  el  aire  de  las  Casillas.  ¿Y  los  carros  de  madera?  Algunos,  verdaderas  obras  de  arte.  El  camino  de  atrás,  también,  en  los  Casillas,  fue  testigo  de  buenas  carreras  y  costalazos…

             En  el  aspecto  deportivo,  destacaba  el  Fútbol  y  la  “Lucha  Canaria”. En  el  primero,  en  juveniles,  equipos  con  nombres  tan  religiosos –se  notaba  la  mano  de  D.  Enrique-  como  S.  Pedro,  S.  Pablo  y  Sta.  Bárbara.  Los  equipos  de  adultos,  como  El  Cometa,  donde  destacaban  Damián  Barrios,  Zenón  Perdomo… entre  otros,  o  la  U.  D.  Máguez,  donde  sobresalían  Pancho  “el  cubano”,  mi  ídolo  deportivo,  Andrés  Brito,  Severo  Villalba….y  de  portero  jugaba  un  muchacho  espigado,  muy  fuerte  y  bien  proporcionado,  parecía  un  “Belillo”….se  llamaba  Andrés  Luzardo,  lo  mismo  paraba  un  balón   que  levantaba  una  pesada  piedra  situada  en  la  zona  del  Cangrejo,  y  que  con  los  años  se  convertiría  en  el  Pollo  de  Máguez,  paseando  con  orgullo  por  toda  Canarias,  el  nombre  de  nuestro  pueblo,  en  el  ámbito  de  la  Lucha  Canaria.  He  mantenido  y mantengo  una  comunicación  permanente  con  Andrés,  y  puedo  afirmarles  que  tiene  una  cualidad,  muy  superior  a  la  deportiva,  que  a  Uds.  no   se  les  escapa  y  que  es:  su  extraordinaria  calidad  humana. 

            En  la  Lucha  Canaria,  tengo  una  pena:  nunca  vi  luchar  a  Pepito  Feo. De  su  arte  sólo  lo  conozco,  a  través  de  personas,  que  lo  vieron  luchar,  entre  ellos   mi  padre.  Pero  me  consuela  conocer  el  semillero  de  luchadores,  buenos  y  nobles,  que  dejo  tras  de  sí;  desde  Nono  “El  Artista”,  Suso  y  Luque  Viñoly,  Rafael  “el  Pintado”,  Pancho  Curbelo,  Pepe  “Camurria”,  Román  Betancort…y  tantos  otros  que  nos  enorgullecieron  y  supieron  llevar  el  nombre  de  Máguez  con  dignidad.            

            Como  medio  de  transporte  local,  para  recoger  las  cosechas  o  llevar  las  semillas,  al margen  del  burro,  se  utilizaba  el  camello,  animal  fuerte  y  resistente  que  podía  pasarse  todo  el  día  sin  beber.  Cuando  la  sequía  era  muy  aguda,  junto  con  los  burros,  se  enviaban  a  Bajo  Risco,  donde  sobrevivían  los  más  fuertes.  Posteriormente,  se  recuperaban  cuando  las  circunstancias  lo  aconsejaban. 

            Para  comunicarnos  con  el  puerto,  utilizábamos  la  guagua,  generalmente  conducida  por  un  jovial  y  servicial  Nicolás,  que  servía  de  mensajero,  ya  sea  para  traer  medicinas,  o  traer  y  llevar  otras  cosas.  Siempre  estaba  de  buen  humor…utilizando  palabras  italianas,  recuerdos  del  frente,  durante  la  Guerra  Civil…donde  estuvo  en  contacto  con  soldados  italianos.  Dejó  una  numerosa  prole,  habiendo  sido  galardonado,  por  el  Gobierno  de  la  Nación,  con  el  premio  de  Natalidad.

             También  se  utilizaban  los  coches  de  Celestino  Doreste  y  Luis  Martín.  Asimismo,  en  la  zona  del  Tefío,  estaba  Juan  González,  cuyo  camión,  con  barandas  altas,  transportaba  mercancías  y  personas.

             El  médico  del  pueblo,  que  habitaba  en  Haría,  se  llamaba  D.  Víctor.  Sin  embargo,  había  en  el  pueblo  una  serie  de  personas  que  contribuyeron,  con  su  esfuerzo  y  conocimientos  prácticos,  de  una   forma  desinteresada,  a  aliviar  nuestros  dolores  físicos,  tales  como:

            Candelaria  Mesa,  en  la  zona  de  la  Montañeta,  seria  y  vestida  de negro      -así  la  recuerdo-  curaba  el  “daño”,  de  esta  manera:  colocaba  un  plato  con  agua,  dejaba,  mientras  murmuraba  una  oración,  caer  unas  gotas  de  aceite  y  éstas  iban  desapareciendo  en  el  agua.  Nunca  supe  lo  que  rezaba,  pero  el  daño  había  desaparecido.

             Pedro  Bonilla,  en  la  zona  de  Las  Casillas,  con  su  eterna  pipa  en  los  labios,  curaba  el  “pomo”,  producido  por  disgustos,  y  pronosticaba  las  lluvias  mejor  que  los  meteorólogos  actuales.  Gocé  de  su  aprecio.  Nunca  olvidaré  sus  racimos  de  uvas  que  me  traía  en  el  mes  de  octubre,  de  Las  Calderetas.

             Deogracio  Ramírez,  hombre  serio  y  trabajador,  luchador infatigable,  prestaba  sus  servicios  poniendo  inyecciones  desinteresadamente,  como  el  mejor  practicante.  Por  su  capacidad  de  observación,  aprendió  a  tratar  las  enfermedades  de  los  animales.  En  la  misma  línea  y  similares  virtudes  estaba  Juan  Rafael  Betancort,  que  además  era  un  experto  zapatero.  Asimismo  Doña  Josefa,  la  Maestra,  era  una  experta  practicante.

            La  Plaza  era  el  centro  neurálgico  de  las  fiestas  y  festivos.  En  la  misma  estaba  la  Sociedad  y  la  Ermita.  Asimismo  se  convertía  en  un  paseo  para  las  parejas,  antes,  durante,  o  “después”  de  los  bailes,  salidas  de  misa  o  de  los  tercios,  o  se  transformaba  en  una  cancha  de  bolar.  La  Sociedad, o  Centro  Democrático  de  Máguez,  siempre  ha  jugado  un  papel  preponderante,  tanto  ayer  como  hoy,  en  la  vida  del  pueblo,  como  elemento  de  unión  y  donde  se  celebran  todos  los  actos  culturales  u  otros  eventos.

 ¿Y  Tahoyo?  Aquellos  paseos  al  mismo,  en  el  verano,  en  la  época  de  la  mora,  donde  con  la  excusa  de  comernos  alguna,  que  así  era,  comenzaba  el  despertar  a  la  vida y  a   cruzar  las  primeras  miradas  furtivas  entre  chicos  y  chicas…          

            ¿Y  hoy?  A  veces,  decimos  que  cualquier  tiempo  pasado  fue mejor.  Con  la  mano  en  el  corazón,  y  olvidando  nostalgias  idealizadoras  de  nuestra  niñez,  concluiremos  en  que  hemos  mejorado  en  todos  los  aspectos  de  la  vida,  desde  la  desaparición  del  analfabetismo,  pasando  por  los  avances  de  la  educación  y  concluyendo  en  la  mejora  de  vida,  pero…..nuestros  campos, la  mayoría,  están  abandonados  y  llenos  de  hierbas.  Los  productivos  están  atendidos,  principalmente  por  nuestros  mayores,  ya  en  el  caso  de  sus  vidas.  La  agricultura  está  moribunda.  Directa  o  indirectamente  vivimos  por  y  para  el  turismo.  ¿No  estaremos  poniendo  todos  los  huevos  en  el  mismo  cesto?  ¿No  sería  interesante  buscar  otras  alternativas  ajenas  al  turismo? Estas  reflexiones  en  voz  alta,  se  las  dejo  a  los  jóvenes,  ellos  tienen  la  palabra.

             Y  como  estamos  en  fiestas,  alegremos  nuestros  corazones,  y  a  Sta.  Bárbara,  cuya  onomástica  celebramos,  le  pedimos  que   nos  ilumine  y  ayude  a  resolver,  satisfactoriamente,  estos  interrogantes,  nos  proteja  de  las  corruptelas  políticas  y   nos  conceda  gobernantes  juntos  y,  de  vez  en  cuando,  sin  que  truene,  nos  envíe  un  poco  de  agua  que  alivie  la  sed  de  nuestros  campos.

             Que  así  sea  y  todos  los  veamos.  Muchas  gracias.  

 


 

 
 
InicioSaludo Alcalde | Presentación | Pregones | Agradecimientos  | Máguez | Carteles  |   Prensa  | Referencias Históricas | La Sociedad  |Ocio |  Fotos | Datos de interés | Personajes | Enlaces | Autores |

Web Realizada por Oscar Torres
Autores:  Oscar Torres  y  Jesús Perdomo