PREGONES  Y
 HEMEROTECA DE      MÁGUEZ

 

INICIO

SALUDO ALCALDE

PRESENTACIÓN

PREGONES

AGRADECIMIENTO

MÁGUEZ

PRENSA

LA SOCIEDAD

REFER. HISTÓRICAS

CARTELES

OCIO

FOTOS ANTIGUAS

DATOS INTERÉS

PERSONAJES

ENLACES

AUTORES

 

PREGÓN  DE  LAS  FIESTAS DE  “SANTA BÁRBARA  2005"

POR 
 
Dª TRINIDAD BARRETO PACHECO


Texto Pregón  PDF

 

            Vecinos  y  vecinas  de  Máguez,  estimado  Presidente,  señor  Alcalde:  Buenas  Noche.

             Ha  tenido  la  fiesta  de  nuestra  Patrona  Santa  Bárbara  excelentes  pregoneras  y  pregoneros  que  describieron  acertadamente  a  Máguez.  Otros  escribieron  sobre  su  historia,  y  los  hubo  que  cantaron  su  belleza.  Yo  hablaré  de  mis  recuerdos  de  infancia  y  juventud.  De  un  Máguez  un  poco  lejano,  y  lo  haré,  no  desde  la  nostalgia,  ni  para  rememorar  el  dicho  de  que  cualquier  tiempo  pasado  fue  mejor.  Es  indudable  y  constatable  que  hoy,  afortunadamente,  se  goza  de  un  mayor  bienestar  y  prosperidad.  Lo  haré  como  un  ejercicio  de  memoria,  e  invito  a  los  presentes,  a  que  me  acompañen  en  este  corto  recorrido  por  el  espacio  y  por  el  tiempo,  de  este  Máguez  tan  nuestro.

             Por  ello,  quiero  agradecer  al  Presidente  del  Centro  Democrático   de  Máguez,  Juan  Acuña  y  a  toda  su  Junta  Directiva,  el  haber  pensado  en  mí,  para  pregonar  las  fiestas  de  Nuestra  Patrona  Santa  Bárbara.  Al  Señor  Alcalde,  su  presencia  y  presentación  de  este  acto.

             Permanece  indeleble  en  mi  mente,  la  imagen  de  un  pueblo,  que  mucho  antes  de  que  se  hicieran  presentes  los  primeros  claros  del  día,  iban  apareciendo  por  doquier,  unos  diminutos  puntos  de  luz,  provenientes  de  algún  farol  o  quinqué,  para  que  al  poco  rato,  se  oyeran  por  las  tranquilas  calles  del  pueblo,  el  trajinar  de  los  laboriosos  agricultores,  mezclado  con  ladridos  de perros  y  algún  rebuzno  de  los  burros  que  ya  se  dirigían  al  campo  mucho  antes  de  que  saliera  el  sol,  y  permanecer  en  las  tierras,  en  algunas  ocasiones,  hasta  que  los  últimos  rayos  del  sol  lo  permitían.  Y  así,  un  día  y  otro  día,  plantar,  escardar,  arrancar…  hasta  completar  los  días  del  año.  Siempre  había  algo  que  hacer.  Es  la  dura  agricultura  de  Lanzarote,  y  de  eso  los  hombres  y  mujeres  de  Máguez  saben  mucho.  Gofio,  pejines,  jareas,  pescado  frito,  el  zurrón,  vino,  agua.  Eran  estos  los  alimentos  que  la  mayoría  de  las  veces  se  servían  de  almuerzo.

             Al  atardecer,  se  regresaba  a  las  casas,  desde  las  que  salía  una  leve  columna  de  humo  de  sus  chimeneas,  señal  inequívoca,  de  que  las  hacendosas  esposas,  habían  encendido  los  teniques,  con  tiempo  suficiente,  para  tener  un  buen  potaje,  la  mayoría  de  las  veces,  con  abundante  carne  y  tocino,  para  que  el  esposo  e  hijos,  después  de  haber  arreglado  los  animales,  se  sentaran  a  la  mesa  y  repusieran  fuerzas.

             La  incertidumbre,  de  forma  permanente, ocupaba  con  el  trabajo,  los  días  del  agricultor:  estaba  constantemente  con  la  vista  fija  en  el  cielo,  a  ver  si  llegaban  las  ansiadas  lluvias,  no  caía  ninguna  plaga,  venía  un  calor  excesivo  o  un  viento  devastador.  Recuerdo  una  frase  de  José  Francisco  Olivero,  cuando  mi  abuela  Antonia  le  preguntó:  “Qué,  ¿Cómo  van  las   cosas, José  Francisco?”.  Y  él,  con  ese  tono,  entre  mezcla  de  resignación y  tranquilidad  le  contestó: “Pues,  seña  Antonia:  Siempre  mirando  pal  cielo,  a  ver  si  llueve,  que  no  venga  escarcha,  o  que  llegue  el   viento  y  lo  deje  todo  a  palo  seco”.

             Para  los  más  jóvenes,  puede  servirle  de  ejemplo,  a  las  palabras  de  José  Francisco,  el  desolador  espectáculo  que  produjo  la  tormenta  tropical  en  nuestro  Municipio.  Los  daños  de  bastante  consideración  en  el  campo,  casas,  parques  y  jardines.  Ejemplo  claro,  lo  tenemos  a  pocos  metros  de  esta  sala.  Ante  ello,  sólo  tenemos  que  dar  gracias  por  no  haber  ocurrido  desgracias  humanas.  Y  desear  que  “El  Delta”  u  otro  similar,  no  aparezca  jamás  por  estas  islas.

             Siguiendo  con  mis  recuerdos,  me  parece  oír,  el  rebuznar  de  algún  burro  alborotado,  al  que  desde  muy  temprano,  traían  junto  a  algún  otro,  que  de  nada  conocía,  y  a  los  que  alguien,  después  de  haberlos  recogido  de  entre  los  vecinos, los  guiaba  hacia  la  era,  para  “formar  la  cobra”  y   trillar  las  cosechas.

             Era éste,  uno  de  los  muchos  ejemplos  de  solidaridad  entre  los  vecinos,  el  de  prestarse  los  animales  para  trillar.  La  trilla  de  trigo  y  la  cebada,  era  una  de  las  diversiones  que  tenían  los  chiquillos  de  la  época,  pues  los  mayores,  les  permitían  montarse  en  los  trillos,  que  eran  tirados  por  camellos.

             Máguez,  pueblo  agrícola  y  ganadero  por  excelencia,  contaba  entre  sus  habitantes,  con  personas  dedicadas  al  comercio  con “El  Puerto”,  que  daban  salida  a  algunos  productos  del  campo,  principalmente:  papas,  granos,  alfalfa,  queso…Y  así  recuerdo  a  algunos  vecinos  y  vecinas  a  los  que  aparte  de  por  su  nombre,  se  les  conocía  como  “estraperlistas”,  y  a  mi  mente  acuden  los  nombre  de:  José  Francisco,  Andrea,  Bárbara,  Celestino…  que  transportaban  la  mercancía  en  los  camiones  de:  Juan  González,  Pepe  Hernández  o  Pedro  Martín.  También  había  un  camión,  que  pasaba  recogiendo  la  leche.

             Contaba  el  Máguez  de  mi  época,  con  varios  comercios  o  tiendas:  Francisca,  Emilia,  Salvador  Borges;  Celestino,  Juan  Rafael,  El  Cangrejo,  posteriormente  Manuel  Lasso  y  ya  por  último  Juan Villalba  y   Cejudo.  Pero  de  una  manera  especial  recuerdo,  por  la  mercancía  que  vendía;  golosinas,  fósforos,  reunidos,  velas  y  alguna  otra  cosilla,  muy  poco,  la  tienda  de  Mercedes,  que  estaba  por  encima  de  mi  casa.                 

             Asimismo,  Máguez  tuvo  algunas  industrias:  Panadería,  Molina  de  gofio,  Machacadora  de  pencas  para  hacer  pienso.  Había  tres  zapaterías,  carpinterías,  taller  mecánico,  herrería,  lo  que  nos  da  idea,  de  la  actividad  que  desarrollaba  el  pueblo.

             Era  muy  característico  de  la  época,  el  comunicarse  todos  los  acontecimientos:  Bodas,  nacimientos,  muertes  y  al  no  existir  los  medios, con  los  que  contamos  hoy,  se  transmitían  por  vía  oral  y  casa  por  casa.  Y  de  ello  se  encargaban:  Frasca,  Pilar,  Seña  Leonor  y  Seña  Emilia.  Cuando  alguien  fallecía,  también  se  hacía  puerta  por  puerta,  generalmente  de  noche  o  de  madrugada  y  junto  al  ladrido  de  los  perros,  se  oía  el  golpear  del  garrote  en  la  puerta  o  ventana,  dado  no  con  poca  fuerza  por  el  sepulturero. 

            Llega  Noviembre,  se  empieza  a  probar  los  vinos, los  higos  pasados  ya  están  en  su  punto,  y  se  preparan  los  que  se  han  de  repartir  el  Día  de  difuntos,  cumpliendo  así  con  la  tradición. 

            Las  casas  se  empiezan  a  enjalbegar  y  pintar.  Es  el  momento  de  mata  el  cochino  que  se  ha  criado,  para  poder  hacer  el  adobo,  los  chorizos,  las  morcillas,  y  tener  carne  y  tocino,  pues  las  fiestas  se  aproximan, llega  el  día  de  la  patrona,  llega  Santa  Bárbara.

             Con  tiempo  suficiente,  las  madres  acompañadas  de  sus  hijas  mozas,  cogen  la  guagua  de  Nicolás  y  se  desplazan  hasta  Arrecife,  a  comprar  “los  lujos”  para  toda  la  familia,  en  los  tradicionales  comercios  de  Arencibia,  Prats  o  Lasso.  También  venía  de  Las  Palmas,  Carmen  Betancort,  la  hija  de  Seña  Maximina,  que  traía  por  encargo,  cortes  de  vestidos  muy  bonitos,  y  todos  diferentes,  porque  las  chicas  en  su  coquetería  que  su  vestido  fuera  excluido.  

             Aparecía  por  la  misma  época,  un  personaje  muy  singular,  que  con  “su  paño”  al  hombro  y  metro  rígido  de  madera,  corría  todo  el  pueblo,  vendiendo:  cortes  de  traje,  ternos  y  otros  géneros.  Me  refiero  a  D.  Miguel  Legary.  Posteriormente,  desempeñó  la  misma  función   Jorgito  “El  árabe”.   

            Para  la  cosa  de  las  joyas  venía,  D.  Francisco,  conocido  “El  Prendista  gordo”,  que  lo  mismo  nos  vendía  una  pulsera,  un  anillo  o  un  collar,  o  que  a  las  personas  mayores,  les  graduaba  la  vista  y  les  vendía  unas  gafas.

             En  el  aspecto  deportivo,  Máguez  contaba  con  un  buen equipo  de  lucha  canaria  y  dos  equipos  de  fútbol:  El  Unión  Deportivo  Máguez  y  El  Cometa.  Varios  equipos  infantiles:  El  San  Pedro,  El  San  Pablo  y  el  Santa  Bárbara.  Recuerdo,  la  gran  afición  que  había  para  ambos  deportes,  con  llenazos,  tanto  en  el  terreno  de  lucha,  que  había  detrás  de  la  antigua  ermita,  como  en  el  campo  de  Fútbol  de  la  Vega  de  Máguez.  Y  la  eterna  y  sana  rivalidad  con  los  equipos  de  Haría.

             En  lo  cultural,  tenía  dos  grupos  de  teatro,  uno  infantil,  dirigido  por  Eloísita  y  otro  de  adultos  bajo  la  dirección  de  Amelia. 

            En  lo  religioso,  se  hacían  en  mayo  las  novenas  a  la  Virgen  de  Fátima  y  los  niños  decían  sus  versos.  En  noviembre  se  pasaba  el  rosario  y  responsos  a  los  difuntos.

             En  las  tardes  de  verano,  estaba  de  moda  entre  los  jóvenes,  ir  a  Tahoyo,  a  la  mora  y  con  esa  disculpa,  se  veían  los  pretendientes,  y  hasta  se  hacían  nuevos  noviazgos. 

            Los  domingos  por  la  tarde,  se  proyectaba  cine  en  el  salón  de  la  Sociedad,  y  más  de  una  nos  quedábamos  a  la  mitad  de  película,  porque  el  motor  unas  veces,  y  otras  la  maquina,  se  estropeaba. 

            Por  las  fiestas  de  Santa  Bárbara,  de  aquellos  tiempos,  se  celebraban  magníficos  bailes,  amenizados  algunas  veces,  por  orquestas  traídas  de  Las  Palmas  o  Tenerife,  que  venían  acompañadas  de  sus  vocalistas.  Recuerdo  el  revuelo  que  se  formaba  entre  los  hombres,  siguiendo  los  movimientos  sexys  de  Solita  Ojeda  o  Tere  Robayna,  con  Doña  Luz  al  piano.  Tampoco  le  iban  a  la  zaga  los  bailes  celebrados  con  Pancho  “El  Cubano”,  Juan  Cejudo  y  Fermín  Borges.

             Llega  el  día  de  Santa  Bárbara,  el  día  grande.  El  día  de  la  celebración  de  la  función  religiosa  en  la  vieja  y  preciosa  ermita,  que  custodiada  por  San  Pedro  y  Santa  Bárbara,  luce  sus  mejores  galas,  junto  a  sus  barquitos  colgados  del  techo, y  los  exvotos,  hechos  de  cera,  colgados  de  sus  blancas  paredes,  como  ofrendas  de  algún  favor  solicitado  y  otorgado  por  la  intercesión  de  la  Santa.  A  continuación,  se  hacía  la  procesión  por  distintas  calles  del  pueblo,  que  previamente  desde  muy  temprano,  baleo  en  mano,  las  vecinas  habían  barrido,  para  que  al   paso  de  la  Patrona,  todo  estuviera  reluciente.  Finalizada  la  procesión,  paseo  en  la  plaza  y  alguna  que  otra  “tapa”  en  el   bar  de  Juan  Villalba,  Seño  José  “El  Bonito”,  Pedro  Borges  o  en  los  ventorrillos,  acompañada  de  vino  o  cerveza. 

            Estos,  son  mis  recuerdos  de  las  fiestas  de  Santa  Bárbara. 

            No  quiero  terminar,  sin  hacer  una  mención  especial  para  todas  aquellas  personas  que  contribuyeron  a  mi  formación:  Margarita  y  Mercedes,  hijas  de  Juan  González,  que  me  enseñaron  a  leer.  Eloisa  Barreto,  Doña  Pepa,  mi  tío  Domingo  y  Don  Enrique  Dorta,  de  todos  ellos  guardo  un  grato  recuerdo.

             El  sancocho  nos  espera,  y  como  pregonera  les  invito  a  la  participación  y  al  disfrute  de  cada  uno  de  los  actos  programados  en  honor  de  Santa  Bárbara. 

                                                                       ¡Gracias  a  todos!        

 


 

 
 
InicioSaludo Alcalde | Presentación | Pregones | Agradecimientos  | Máguez | Carteles  |   Prensa  | Referencias Históricas | La Sociedad  |Ocio |  Fotos | Datos de interés | Personajes | Enlaces | Autores |

Web Realizada por Oscar Torres
Autores:  Oscar Torres  y  Jesús Perdomo