PREGONES  Y
 HEMEROTECA DE      MÁGUEZ

 

INICIO

SALUDO ALCALDE

PRESENTACIÓN

PREGONES

AGRADECIMIENTO

MÁGUEZ

PRENSA

LA SOCIEDAD

REFER. HISTÓRICAS

CARTELES

OCIO

FOTOS ANTIGUAS

DATOS INTERÉS

PERSONAJES

ENLACES

AUTORES

 

PERSONAJES

 

 D. Juan Bautista de León
Por Gregorio Barreto Viñoly

 

             Nació en el pueblo de Máguez (Haría), el día 26-06-1875, siendo hijo de Don Pablo de León Perdomo y de Doña Candelaria de León Perdomo, habiendo fallecido el día 16-09-1966. 

            Se trata de uno de muchos  hermanos de dicho matrimonio, cuales fueron Don Félix, Doña Vicenta, Doña Antonia, Don Juan Bautista, Don Manuel, Doña Josefa, Doña Isabel, y Don Pablo de León y León. 

            La niñez la llevó en su pueblo de Máguez, con los amigos de la época, alternando  la agricultura que llevaba desde pequeño, con animales como había en todas las casas, con las clases particulares que le proporcionaba alguna persona más sabedora de la época, porque entonces no habían Escuelas oficiales en  Máguez. 

            Pero Don Juan Bautista de León, también de mayor, tuvo su agricultura, a la que dedicó tiempo, y tuvo gente a su servicio en tal menester. 

            Como la gran mayoría de los varones de la isla, también Don Juan Bautista de León y León, emigró a las Américas, donde estuvo varios años, con el fin de agenciar algún dinero para organizarse su vida. 

            Luego de regresar a su pueblo, enseguida contrajo matrimonio con la también vecina de Máguez, Doña Candelaria Barreto Perdomo, hija de Don Pedro Barreto Betancor y Doña María Perdomo Luzardo, el día 07-02-1912, de cuyo y único matrimonio procrearon una hija única llamada Doña Cristina Manuela de León Barreto, que nació el día 11-11-1915. 

            Al poco de contraer matrimonio, enseguida procedió a edificar una casa grande, de dos plantas, un caserón al fin, en pleno centro del pueblo de Máguez, en la confluencia de las Calles de Santa Bárbara y de Luis Morote, en un terreno que había heredado de sus padres, donde todos tuvieron un espacio, donde vivió toda su vida.  

            También a poco de casarse,  consiguió un buen empleo como Administrador de Hacienda en Lanzarote, con oficina en Arrecife, y hubo de vivir temporadas en la Ciudad de Arrecife, alternando con su pueblo de Máguez, ejerciendo el desempeño de la plaza de funcionario, hasta su jubilación a los setenta años de edad,  en el año de 1945.     

            Don Juan Bautista de León, que había sido luchador de joven, llevó dentro de sí su afición a la lucha canaria, y desde que se encontrara con algún amigo, se ponía a hablar de luchas, pero no podía dedicarse mucho a tal afición, porque ejercía  de funcionario y no podía faltar a su trabajo.  

            Don Juan Bautista de León y León, es la primera persona del pueblo de Máguez,  que accedió al funcionariado, con ejercicio  en la isla de Lanzarote.  
            Don Juan Bautista tenía una bonita letra, con unos rasgos muy característicos de él, y con unas líneas y firma muy bonitas, que parece que denotaban la energía de que gozó siempre. 

            Don Juan Bautista, cuando hizo su casa,  se acordó de su hermano menor, Pablo de León y León, al que le dio la posibilidad de que se ejercitara en la realización de bailes de timple y guitarra, que es lo único que había entonces, lo que estuvo ejerciendo en locales en  la segunda planta, y se hicieron grandes bailes por un tiempo corto, pero hubo mala suerte, porque Don Pablo falleció de una enfermedad incurable en el año de 1918. 

            También en la parte baja del edificio, dejó unos locales a su sobrino Don Juan Pablo de León Guerra, que también era de Máguez, para que montara un comercio, y efectivamente allí estuvo varios años ejerciéndolo, de soltero, donde vendía tejidos, comestibles,  y de todo lo que se pedía entonces, pero al contraer matrimonio pasó su residencia para Haría.  

            Su única hija Doña Cristina Manuela de León Barreto, casó el día 23-06-1943, con Don Don Jorge Santana Hernández, de cuyo matrimonio nacieron cinco hijos, todos los cuales accedieron a la carrera del Magisterio. 

            Don Juan Bautista de León, cuando se jubiló en el año de 1945, se consideró liberado para dedicarse a la gran afición que él llevaba dentro, como era la Lucha Canaria, y así formó un equipo en Máguez, con algunos chicos de Haría, pero que se consideraba como el equipo de Máguez, al cual puso el nombre de “Rodríguez Perdomo”, en honor al  gran  luchador de Máguez, que fuera Don Ambrosio Rodríguez Perdomo (El Colorado), padre de Don Manuel Rodríguez Figueroa. 

            De todas formas él siempre estuvo ligado de forma activa a las luchadas que se celebraban en Lanzarote, aunque de forma un poco pasiva, y más si intervenía el equipo o luchadores del Norte. 

            Don Juan salía con su equipo a otros lugares de la isla, a celebrar luchadas, en especial Tao y Arrecife, y así se metía a todo el equipo en un camión, que conducía Nicolás Curbelo Romero, llamado luego el de las Guaguas, también Pedro Martín Rocha y otros, y se lo pasaba muy mal cuando al regresar, alguno se vomitaba en el camión y más si se trataba de un luchador, pero pasaba muy bien el rato que empleaba en este menester, porque  estaba en su salsa. 

            Don Juan se interesaba en obtener sacos de azúcar de entonces, que eran blancos, para hacer las ropas de lucha, pero al darse cuenta de que no resistían como pantalón, porque se rompían fácilmente, se utilizaron luego sólo para camisas, y el pantalón se hacía de una lona, que era mucho más fuerte. Pare ello contaba con unas costureras de Máguez, que se encargaban de confeccionar las ropas. 

            La afición a la lucha, que empezó fuerte con él en los años de 1940, luego decayó porque en 1953 el fútbol anuló la lucha, para luego volver a renacer en el año de 1958, pero Don Juan ya se estaba poniendo bastante mayor y se alejaba un poco de las responsabilidades que llevaba antes. 

            En el año de 1966,  hubo una luchada en la Sociedad de Máguez, en el espacio que llamaban “La Verbena”, y Don Juan, que estaba sentado mirando el encuentro,  sufrió unos mareos con vómitos, y se lo llevaron para su casa, y a los pocos días falleció, el día 16-09-1966, como se dice anteriormente, llevando los luchadores en el encuentro siguiente, un brazalete o franja negra en señal de luto por él. 

            Por los méritos que Don Juan Bautista de León y León, se cosechó en torno a la lucha canaria, se le considera acreedor de que sea perpetuada su memoria de alguna manera, mediante la colocación de algún símbolo acreditativo, pues no en vano fue un verdadero caballero de la lucha canaria, y dio todo cuanto pudo en beneficio de este vernáculo deporte, hasta el punto de que unos días antes de su muerte estuvo presenciando una luchada en Máguez, como se ha indicado anteriormente. 

            Haría, a 16 de Noviembre de 2010.

 


 
 
InicioSaludo Alcalde | Presentación | Pregones | Agradecimientos  | Máguez | Carteles  |   Prensa  | Referencias Históricas | La Sociedad  |Ocio |  Fotos | Datos de interés | Personajes | Enlaces | Autores |

Web Realizada por Oscar Torres
Autores:  Oscar Torres  y  Jesús Perdomo